Extraordinaro concierto en La Estación: el grupo de rock THE NIGHT TRANSMISSION

VIERNES, EXTRAORDINARIO CONCIERTO EN LA ESTACIÓN, CON EL GRUPO DE ROCK THE NIGHT TRANSMISSION, procedente de Turín y compuesto de cuatro miembros, el compositor, cantante, guitarrista y líder de la banda, Mark Shores (hijo de bilbaina y anglo-brasileño, nacido en Madrid y residente en la ciudad italiana), un segundo guitarrista, bajo y batería.
El vídeo, “Demons” impresionante canción del último disco (publicado el año pasado) de los neoyorkinos THE NATIONAL.

Todo un acontecimiento el concierto de THE NIGHT TRANSMISSION de esta noche. Ha generado enorme expectación y no solo entre nuestros amigos y clientes, o entre los habituales de los conciertos de La Estacion de todos los viernes, sino también en toda la comunidad de seguidores que tiene este muro de F. (sois ya más de 3.200, estamos impresionados: gracias a todos/as) y la página web de nuestro local. El (impresionante) número de visitas y el (insólito) de “me gusta” que ha recibido el Evento que hemos publicado sobre este concierto no engañan. Todo un hito en nuestra programación la actuación de THE NIGHT TRANSMISSION, y no solo por tratarse de la primera banda extranjera que pisa nuestro escenario, sino por la solvencia y calidad de este cuarteto cuyo pop-rock que el otro día situábamos entre un Bruce Springsteeen más melódico y unos Wilco un poco más ásperos, entre un Elliott Murphy menos eléctrico y unos The National más luminosos y liberados de esa curativa dosis de melodrama y oscuridad que con tanto donaire inoculan en el oyente.

Hablábamos ayer con MARK SHORES (obviamente, en perfecto castellano, no en vano es su idioma materno y el que hablan en casa), que se mostraba algo cansado por la exigente gira que les lleva de un lado a otro de la península desde hace varias semanas, pero entusiasmado por interpretar en La Estación sus canciones. “Haremos un concierto acústico, que sonará fuerte y resultará muy animado; no importa que se llene el local, se nos va a escuchar bien desde todos los lados, eso seguro”.
Cuando le decimos que su música nos suena un poco vintage, algo retro y como de rock clásico pero a la vez con un sonido muy actual, nos dice que no le extraña nuestra impresión, pues sus referencias (y preferencias) musicales son tan poco contemporáneas como el propio Bruce S., dos bandas británicas de los años 70 y 80 como The Who o The Clash, o el punk-rock californiano de Social Distorsion también de esa época. Y al ser preguntado por su carrera musical, nos revela Mark que sus dos grupos anteriores eran de rock duro, “primero estuve un año en Murcia tocando con Iron Curtain, y después unos 4 años en Turín con Walpurgis Night, con los que grabé dos discos e hice giras por muchos países, sobre todo centroeuropeos”.
¿Haréis solo temas propios o caerá alguna versión?, le preguntamos, porque a muchos nos gusta oir en directo, y perfectamente ejecutadas, canciones de grandes artistas de ayer, de hoy y de siempre que adoramos. Afortunadamente, nos dice Mark, sí que harán algunas versiones, aunque tampoco muchas. Cuando le inquirimos qué canciones y de qué artistas caerán, solo nos dice dos nombres: el genial, archinocido y geñudo VAN
MORRISON y el pionero (allá por los años 50) en la transición del blues al rock an droll BO DIDDLEY (nos gusta, sobre su figura, esta frase: “Si en el rock and roll Elvis Presley es el rey y Chuck Berry su poeta, Bo Diddley fue su arquitecto”).

Sí, lo sabemos, todo empuja en contra de que asistas a este concierto hoy. Por una parte, juega el ATHLETIC en San Mamés a las 8 y media, y lo televisan, además, en abierto (Cuatro). Y por si no fuera suficiente “enemigo”, el tiempo se ha endemoniado hoy para todo el finde, y de qué manera, amigo. Esta mañana hemos madrugado mucho, y casi daba miedo abrir la ventana, qué viento, qué tormentón… Las previsiones dicen que a las nueve, esta noche, hará frío y que hay muchas posibilidades de que llueva. Planazo, vamos.
Pues eso, tú mismo/a. Nosotros te invitamos a que vengas a La Estación y veas en directo tocar a estos estupendos THE NIGHT TRANSMISSION, y te adelantamos que estamos casi seguros de que van a dar un concierto memorable. Lo dicho, si te gusta el rock de autor en plan Bruce Springsteen, Wilco o The National, no te lo puedes perder. El Athletic gana, seguro, contra el Granada y aún queda mucha Liga; y además, el viernes noche, tras toda la semana currando, y por mucho que llueva y haga frío, e incluso que juegue nuestro equipo, no se ha hecho para tirarse en el sofá y consumir fútbol, sino para salir, ver gente, socializar un poco, escuchar buena música y pasarlo bien.

Os dejamos con los neoyorkinos THE NATIONAL, una de nuestras bandas favoritas desde hace ya muchos años e icono del rock independiente y minoritario de los primeros 2000 que acaba convirtiéndose en banda de estadio aclamada en medio mundo.
La música del grupo del siempre inspirado Matt Berninger es un cóctel exquisito, perfectamente medido en cada uno de sus componentes y de impecable sabor, color (gris/negro, más que nada) y textura (áspera pero delicada), de country-rock, americana, indie rock, brit-pop; todo ello sumado a los sonidos ochenteros de Joy Division y al extraordinario talento lírico y vocal del simpar Nick Cave; que son la pera, vamos. Con los últimos discos de THE NATIONAL, y quizá porque “quemamos” los primeros de tanto escucharlos, siempre nos pasa lo mismo, no logran emocionarnos tanto como lo hicieron hace años ni mostrarnos la enorme calidad de sus canciones hasta pasados
varios meses y muchas escuchas desde su publicación. Es lo que nos ocurrió con esta maravillosa “Demons”, de su disco de mediados del año pasado “Trouble Will Find Me”. Os la dejamos subtitulada, que merece la pena comprender lo que nos cuenta este poeta del pop que es Matt Berninger.

Cantautoras anglosajonas de folk-rock

Hablamos de cantautoras de folk-rock, y ponemos cancionaza en plan Leonard Cohen de una de las más nuevas e interesantes, ANGEL OLSEN.
Muchas veces hemos hablado de lo que nos flipan las CANTAUTORAS anglosajonas a camino entre el folk, el rock, el blues y el country; las más originales, experimentadoras y creativas y siempre menos vampirizadas de lo común por las exigencias del comercio y la penosa servidumbre que imponen las facturas domésticas y las otras. El abanico es amplísimo: desde las ya veteranas pero aún (y quizá más injusta que incomprensiblemente) minoritarias Julie Doiron, Alela Diane, Laura Veirs, Mary Gauthier, Jolie Holland, Josephine Foster o Tara Jane O´Neil y las consagradas Lucinda Williams, Pj Harvey (sí, ahora la ex-diosa rockera oficial más de songwritter folk-rock que de otra cosa, en un giro radical de concepto y estilo muy oportuno para su carrera), Cat Power, Beth Orton, Neko Case o Fiona Apple hasta las emergentes y maravillosas Anna Calvi, Angel Olsen, Laura Marling, Sharon Van Etten, Caitlin Rose, Laura Gibson, Cate Le Bon, Cecile McLorin Salvant, Waxahatchee, Leyla McCalla… esto es una mina, todo un filón que no para de proveernos, desde hace décadas, de estupendos discos y canciones maravillosas.

Vamos con una de estas artistas, la estadounidense TARA JANE O´NEIL, con sus ya 42 años, quizá la que podría aspirar al lamentable galardón de más oscurecida e ignorada por los medios de comunicación, a pesar de que le sobra talento, ambición artística (que no de la otra) y de que ha ido conformando, con el paso de los años, una discografía impecable, tanto en solitario como formando parte de grupos (Retsin, Rodan, Sonora Pine) tan prestigiosos y minoritarios como ella misma. Cierto, TARA JANE O´NEIL, con su folk-rock desmadejado y casi experimental no hace una música convencional y apta para el paladar del gran público o las emisoras de radio convencionales, pero escuchar sus discos, y no digamos asistir a uno de sus conciertos (tarea bien difícil en nuestro país, aunque nos podamos felicitar de que la hemos visto varias veces en directo) es una experiencia distinta, algo exigente e incluso ardua, en tanto que para su completo disfrute requiera de atención y amplitud de miras, pero siempre gozosa y con cierto punto de misterio, tristeza y nebuloso viaje interior. Acaba de publicar TARA JANE O´NEIL “Where Shine New Lights su séptimo disco en solitario”, tras cinco años sin sacar nada nuevo al mercado excepto un disco en colaboración con un músico japonés, (digamos que Tara Jane es asimismo artista gráfica) y, como es habitual, apenas nadie se ha enterado, aunque la crítica especializada internacional de la que más nos fiamos lo haya puesto, una vez más, por la nubes. Nos frotamos las manos de las ganas que tenemos de escuchar una y otra vez este disco, que nos está sonando tan extraño y apasionante como era de prever. NO HAY en youtube ninguna de las canciones que más nos gustan de este disco de Tara Jane O´Neil, (solo vemos una, no es la mejor precisamente y el video es feo con ganas) por lo que os dejamos con un tema de de otra de estas artistas increíbles, la también norteamericana (es de Missouri) y mucho más accesible ANGEL OLSEN, deliciosa y bella (por qué no decirlo) cantautora en plan folk psicodélico que acaba de publicar un más que buen disco ( es solo el segundo de su incipiente carrera), de título “Burn Your Fire for No Witness”. Escuchemos la delicadísima “White Fire”, de honda huella leonardcoheniana, avisando, empero, de que el disco de ANGEL OLSEN es muy variado e incluso tiene momentos rockeros espléndidos, como el de la canción “Forgiven/Forgotten”.

Novedades en el próximo BBK Live

BBK LIVE 2014, NOVEDADES, las valoramos y tal. Aunque los medios de comunicación hayan destacado la terna que componen John Newman, Foster the People y Vetusta Morla, nosotros nos quedamos con dos nombres que suman mucho atractivo a esta edición del BBK LIVE, ambos de cantautores con banda. El de más relumbrón es CONOR OBERST, genuina joya del folk-rock americano que prometía al muy precoz (tenía solo 18 años) comienzo de su carrera como líder absoluto de la banda Bright Eyes, con la que grabó más de una decena de discos, quizá más de lo que ha acabado dando hasta el momento, pero que ha grabado en su trayectoria en solitario y ya en proyectos firmados con su nombre propio hasta tres discos, todos más que estimables, de folk-rock más sencillo y menos eléctrico que con su anterior banda. Este trabajador incontinente de la music comenzó muy joven a componer canciones y grabar discos, y también –quizá desmasiado- pronto le llegó el reconocimiento de crítica y público. El nuevo Dylan le llamaban a primeros de 2000, y llegó a ser una estrella del indie-rock con su aclamado grupo Bright Eyes, con el que se movió sin prejuicios entre el folk cantautoril, el country-rock y el pop electrónico (un disco que no nos gustó mucho, y que creó su polémica), ahí es nada. Vimos a Bright Eyes triunfar un par de veces en festivales de relumbrón), pero este artista, que solo tiene 34 años aunque sea ya todo un veterano de la escena, es un tipo difícil de ver sobre un escenario, y es que se prodiga muy poco en conciertos, al menos en Europa. Se nos olvidaba: por si no fuera suficiente (unos quince discos publicados con sus dos principales proyectos, y sin haber cumplido siquiera los 35 años), Conor Oberts grabó en 2009 un disco como miembro de un combo -hasta la fecha- ocasional pero de primera fila, de nombre Monsters of Folk y nada menos que con la compañía de M. Ward y Jim James, de My Morning Jacket. De ahí que el set de CONOR OBERST puede ser uno de los grandes momentos del festival. Además, viene disco nuevo bajo el brazo (lo publicará a finales de mayo) , y el anterior, “One my kind”, que data de 2012 está bastante bien y tengamos en cuenta que este Oberst tiene repertorio de sobra (sobre todo, si tira de sus temazos en la etapa como Bright Eyes) como para componer un buen show. Ah, canta y toca la guitarra como Dios, como es natural.

El otro gran nombre que destacamos de las incorporaciones al BBK Live es el también treintañero, pero inglés, FRANK TURNER, típico cantautor como de segunda fila y carente del carisma de los grandes (y es que tiene, en verdad, pocos rasgos distintivos) pero que no para de hacer buenos discos, como el último, de este pasado 2013, de título “Tape Deck Heart”, tono animado y extravertido, y tempos más rápidos e instrumentación más rica en su canciones que en otros discos suyos y que, con sus composiciones que se mueven entre el folk con carácter, el soul y el pop-rock has podido escuchar en La Estación con frecuencia, de tanto que nos gusta. Un Bruce Springsteen menos enfático y de voz más fina (y muy bonita) y que se rinde, solo de vez en cuando pero sin disimulo ni recato, al pop lindante con lo comercial. Concierto este que conviene no perderse si gustáis de la diversión musical, avisamos para quienes acudáis al festi más bilbaíno del mundo.
Vale, el cartel del BBK LIVE 2014 está quedando molón. Hay –como es de rigor- grandes figuras en decadencia, como Franz Ferdinand y Jack Johnson, otras que atraviesan un buen momento, como Black Keys; y varias bandas del indie-pop-rock más energético y atractivo, como Phoenix o MGMT, e incluso joyas semiocultas como los alt-country canadienses Elliot Brood, pero SIGUE FALTANDO ALGO, un gran nombre que mueva al gentío a un lugar tan inhospito e incómodo como Kobetamendi. Por si no se les ocurre a los organizadores, a quienes siempre “reprocharemos” que no puedes incluir en la misma edición a dos bandas míticas y galácticas como The Cure y Radiohead, porque jamás podrás superarla (bueno, si se reúnen de nuevo Talking Heads y The Smiths, y los traes a la vez, podrías competir en magnetismo y efecto llamada con la inolvidable edición de 2012, ¿no?), les sugerimos un nombre: el californiano BECK, estrella mundial tan respetada como respetable y que acaba de publicar, seis años después de ‘Modern Guilt’, un nuevo álbum, ‘Morning Phase’, que, tras las primeras escuchas, tiene pintón. Sería un puntazo de los buenos tener a Beck en Bilbao. Le hemos visto varias veces en directo, y nunca nos ha fallado. Os dejamos con “Blue moon”, una de las que más nos gustan de este estupendo nuevo disco de BECK.

Una película: “NEBRASKA”

UNA PELICULA: “NEBRASKA”, de Alexander Payne, director muy reconocido por obras tan personales y redondas como “Entre copas” (2004) o la más reciente y también magnífica “Los descendientes” (2011), con George Clooney en la producción y al frente del reparto. Es Alexander Payne, además de uno de los directores más brillantes de su generación (50 y pico años), un creador con mundo propio, y se nota en sus pelis, en las historias que cuenta y en cómo (de bien) retrata a sus personajes. En este caso, estamos ante una “road movie” cuyo epicentro no es nada móvil: habla de lo que ocurre unos pocos días (que dan para comprender toda una vida, frustrante y oscura, en este caso) en una familia de la América (más) profunda, esa que es rural pero a la vez urbana, con insólita crudeza, diseccionándolo todo con mirada de cirujano aséptico pero no exento de compasión, con drama y humor, y siempre con finura y tremendo gusto y hondo criterio ético y estético, de muchas cosas trascendentales: los penosos efectos colaterales de la vejez mal llevada y de las mentiras entre padres e hijos y entre maridos y mujeres, de un pasado difícil y vergonzante al que se prefiere no volver y un presente en el que apenas merece la pena permanecer, de las servidumbres y envidias que entraña tener poco dinero, mucha pereza y una vida sin apenas futuro ni sueños de prosperidad, de la guerra y las imborrables huellas que deja marcadas, de la miseria de las relaciones personales en recónditos pueblos en los que todo el mundo se conoce desde hace décadas y cada uno guarda en la memoria afrentas, disgustos y engaños y apenas un ramillete de buenos recuerdos… Apasionante film, que confunde al espectador al presentarle una realidad deprimente y exenta de cualquier encanto y acaba, en la arrebatadora segunda mitad de la historia, atrapándole irremisiblemente con su sobria envoltura (filmada en blanco y negro, un entorno humano y paisajístico simple y nada encantador, unos personajes anodinos y sin nada especial), su profunda (y compasiva, que ese es uno de los puntos fuertes de este peliculón) carga de humanidad y ese exquisito y sutil sentido del humor que aparece con cuentagotas pero te deja durante minutos con la sonrisa en la boca. Punto y aparte para unas interpretaciones sublimes y muy naturales, particularmente las de los tres protagonistas, el anciano (Bruce Dern, en el papel de su vida, huele a Oscar), su mujer (June Squibb) y el desangelado y mediocre hijo de ambos (Will Forte), uno de los personajes más entrañables y mejor descritos que hemos visto en el cine últimamente. Pues sí, este menos aparatoso y más cercano (al igual que el casi documentalista y musical “A propósito de…”, de los Coen) también es el cine USA, y no solo el de la estupenda “El lobo de Wall Street” de Scorsese o la espectacular pero menor “La gran estafa americana”, de David O. Russell. No te la pierdas, “Nebraska” es una maravilla, y si te dicen que es deprimente y que te deja hundido/a en la miseria (y en cierta medida, no mentirán), diles que sí, que bien, pero que lo vas a comprobar por ti mismo/a.
Nebraska-501577844-large

Jueves 13 aquí: La moda de L`ile Rouge. Promoción especial de Laura Gancedo.

JUEVES, 13 de FEBRERO: LA MODA DE L´ILE ROUGE, en exclusiva para las y los clientes y amigas y amigos de La Estación. LAURA GANCEDO, conocida por muchas/os de vosotras/os, con motivo de la próxima apertura de una tienda en IBIZA, quiere despedirse temporalmente de nosotros con una promoción especial de prendas y complementos muy apropiados para este invierno tan áspero. Nos lo explica la propia Laura: “chaquetas de lana 95%, bufandas y jerseys de alpaca, pantalones, pañuelos, camisas, vestidos de seda 100%, bolsos, sombreros, mantas, , cinturones hechos a mano de Kenia…”. Por supuesto, el acto contará con una animada Sesión Dj y se ofrecerá a las clientas un sencillo ágape, pero ya ampliaremos la info mañana o pasado. El año pasado por estas fechas organizamos un evento similar con artículos de la propia Laura Gancedo y el ambiente fue espectacular. Jueves, a partir de las siete y media de la tarde en el local más de moda de Neguri y de todo Getxo, casi nada, qué crecidos que estamos hoy.

Showroom

Viernes, concierto y fiesta del Gin-Tonic

Este próximo VIERNES, como siempre, tenemos CONCIERTO, y con un artista muy especial, en la onda pop-rock, que os va a gustar, seguro. la frase con que nos quedamos de nuestra última conversacion fue “Si os gustan Byrds, Dylan, los Beatles o John Lennon, no os váis a arrepentir de venir a verme”. Llevábamos tiempo detrás de él, y este viernes, al fin, lo tendremos en nuestro escenario. Hablaremos de este aún joven guitarrsta y cantante, pero será mañaaaaaa…na, o quizá pasado, tranquilos.

Lo que os queríamos decir, para que lo sepáis cuanto antes, es que al evento musical de este viernes, con el local a rebosar, y el ambiente tan animado y agradable para todo el mundo le vamos a añadir un aliciente extra, una FIESTA DEL GIN-TONIC, de la mano de una conocida firma de tónicas (sí, esa en la que estás pensando), que nos presta por tres horas (de ocho a once, tomen nota los interesados) un profesional coctelero que irá elaborando a quienes se lo pidan gloriosos “refrescos” con diversas ginebras PREMIUM (calidad élite, en plan Hendricks o Bombay Saphire, para los/as entenedidos/as) mezcladas sabiamente con tónicas asimismo PREMIUM, que si la clásica mejorada, que si al limón, que si a la pimienta rosa, que si al cardomomo, que si con aroma a azahar, que si con ginger ale especial…, una espectacular gozada de trago largo, y con las copas impecablemente presentadas y a un PRECIO IMBATIBLE inferior incluso al del gin-tonic más económico que servimos en la barra un día cualquiera. Si te gusta disfrutar de la buena música en directo haciendo percusiones “sui generis” con el tintinear de los hielos de tu copa, ya sabes, el VIERNES, 7 DE FEBRERO, a partir de las ocho de la tarde, tu sitio es LA ESTACIÓN DE NEGURI.