Fe de etarras

Acabo de ver FE DE ETARRAS y voy a acabar pronto con mi comentario: un bodrio de categoría. No te hace reír, ni te hace no ya pensar sino siquiera reflexionar un poco sobre un tema tan particular y controvertido como el final de ETA; ni sorprende, ni te emociona ni crea suspense alguno. Ni tampoco entretiene mucho. Una joya, en otras palabras. Una peli pequeña en todo, no llega siquiera a ser una parodia, van desfilando tópico tras tópico en los supuestos gags, la historia es inverosímil, està narrada como con desgana y cierto desaliño, incluso se hace un poco tediosa durante el tramo medio del -afortunadamente- corto metraje.
Bueno, vale, algún momento gracioso y ocurrente tiene, pero poco más. La producción es más que pobre casi tercermundista, la realización peca de impersonal y fea de solemnidad; y el desenlace final se antoja precipitado, y es de traca y nada ingenioso aunque al menos tiene cierta lectura política.
Yo pensaba que los de Netflix eran un poco más listos; se la han colado. Barata sí, pero floja floja. Un muermo de peli. Fallida. Salvamos solo a los actores, notables los cuatro principales, y el punto de partida de la historia (que no la primera escena en Francia, mediocre de veras), interesante y procedente en esta coyuntura que vivimos, aunque quizá hubiese sido más oportuna hace dos o tres años.

No comprendo las críticas positivas que he leído de profesionales que me parecen fiables. Debo ser yo el raro o el muy exigente. Todo me suena repetido, fácilón e incluso cargante. ¿Será que soy vasco de pueblo pequeño, de toda la vida?
La entrañable Pagafantas y, sobre todo, la arriesgada Negociador, ambas del propio Cobeaga, me interesaron mucho más, incluso las disfruté por momentos. Y Negociador tenía emoción, acción y brindaba sutiles golpes de humor y mostraba la negrura de la época,; en suma, que no eran grotescas, aburridas y ridículas como esta.
¡Mira que no hemos citado una sola escena ni un solo chiste, eh!

Podría al menos Fe de etarras asumir algún riesgo y ser políticamente incorrecta, pero qué va, ni siquiera eso. Es blanca e inane hasta en lo político.

Fin de semana en el Algarve

Así luce de maravillosa la playa de Comporta, hoy, domingo, 15 octubre. No hemos podido vencer la tentación de acercarnos al paraíso. Son las dos de la tarde. El pescado a la brasa espera en el txiringuito. Unos 30 grados y brisita. No me iría nunca. Y el Athletic ganó ayer. No se puede pedir más, o sí, pero dejémoslo estar. Que mañana es lunes.

Fallece Tom Petty

Las palabras enormes y las grandes ideas nos han ido quedando cada vez más grandes y ajenas, solo crean guerras, desencuentros, fractura social y tensiones; nuestra patria mas sentida es -y lo es cada vez más- la familia, los amigos, la naturaleza/los paisajes y los recuerdos. Y, cómo no, la music en general y el rock en particular, y dentro de ella, la obra de genios que convirtieron nuestra vida en más grande, emocionante y disfrutable. Todo esto ya nos provee a algunos de un sentimiento de pertenencia suficiente, quizá no haga falta más

Esta pasada noche ha muerto TOM PETTY, víctima de un infarto. Nunca llegó a tocar en España; no llegamos a verle en directo ni lo haremos ya jamás. La última oportunidad viable fue Londres hace pocas semanas, pero no pudimos ir, por motivos bien sencillos. Buenos amigos nuestros hicieron el esfuerzo y le vieron, afortunados ellos. Leemos que “Petty estaba en la recta final de una gran gira para celebrar los 40 años de su carrera junto a la banda de acompañamiento de toda su vida, The Heartbreakers”.
Esta canción ha sonado un millón de veces en La Estación de Neguri. Hoy lo hará también, al igual que otras muchas del fantástico repertorio de este icono del rock norteamericano más auténtico y menos rendido a las tentaciones del dinero y la fama.
Horror de comienzo de mes.