Un video de EILEN JEWELL

Nosotros, a lo nuestro. Os dejamos con un video de EILEN JEWELL, joven y encantadora songwritter norteamericana de filiación preferentemente country/rock que ha visitado varias veces Bilbao (la hemos visto en directo cuatro o cinco veces, y somos muchos en Euskadi quienes la adoramos y no solo a ella, sino también a su maravillosa banda, sobre todo a su veterano guitarrista, prodigio de polivalencia estilística: le da lo mismo darle a un blues que a un rockabilly que un rock, que al country…., deslumbra siempre), que pinchamos casi cada día en La Estación de Neguri y que PLATAFORMA 1.67 citan en su lista como artista favorita e influencia positiva en el estilo de la banda. La canción que elegimos, como casi siempre en versión concierto, es una de las que más nos gusta de su repertorio: “Fading Memory”, ubicada en uno de sus discos más redondos, “Sea of Tears”, editado en 2.009.

Expectación ante el concierto del viernes 29, de la emergente banda vasca PLATAFORMA 1.67

Hay semanas en las que, por la razón que sea, se percibe un expecial interés por el concierto del viernes, ya entre los clientes habituales y amigos de La Estación, ya entre quienes nos seguís (gracias) a través de este muro de F. Y el set de PLATAFORMA 1.67 de esta noche es, sin duda, uno de los conciertos que más expectación ha despertado de los muchos que hemos programado desde hace casi dos años (atentos, que a mediados de diciembre celebraremos el CUMPLEAÑOS con una FIESTA).

¿Y a qué atribuimos la especial atención que ha suscitado el bolo de PLATAFORMA 1.67 de esta noche?

Pues aventurémonos un poco, y enumeremos algunas posibles razones, pero antes presentemos a la banda, ccuyos componentes son de Bilbao, Ermua, Eibar y Basauri:

Neli Ranedo, cantante
Iñaki Iglesias, guitarra
Benja M., guitarra
Alberto Rodríguez, bajo
Fran Fuentes, batería

1) Es una banda joven, de aquí, estilosa y claramente en progresión; otro aliciente: con chica al frente, Nélida Ranedo, que canta en castellano e inglés

2) Interpretan su propio repertorio, canciones (buena parte de ellas, que no todas) pensadas y escritas por Neli, su cantante, y arregladas y acabadas por el resto de los componentes del grupo. A todos nos encantan los músicos talentosos y los estupendos cantantes que bordan versiones de las mejores canciones jamás compuestas, de esos artistas y bandas del pop y el rock de los 60s, 70s y 80s que todos tenemos en mente y que nunca olvidamos, pero poder ver en directo a un grupo creado hace menos de dos años para hacer su propia música tiene lo suyo, y mola mucho. Nos lo explica Neli: ” La historia es bastante simple. Yo tenia una canción también muy simple que inventé para una pieza de danza. Iñaki (guitarrista y amigo) la escuchó un día y me dijo que quería hacer algo con ella. Yo me vine arriba y empecé a inventar canciones. Iñaki me acompañaba con su guitarra, arreglaba mis temas para que cogiesen cuerpo. Él hacia la magia, yo no conseguía pasar de la primera lección de guitarra. También empezó a llamar a gente para montar una banda. Tenía mucha mas fe que yo en el proyecto, la verdad. Y la gente fue llegando. Alguna baja ha habido… pero los que estamos ahora nos lo creemos: Alberto, Fran, Benja, Iñaki y yo”.

3) El estilo musical de PLATAFORMA 1.67: ese pop/folk cristalino y emocionante tan en boga en nuestros días, basado en una voz femenina y en las guitarras acústicas, con un sonido limpio de impurezas y que bebe lo mismo del country, el jazz, el swing y el blues de siempre que de la energía del rock de bandas actuales como Wilco, la delicadeza del pop exquisito de Belle and Sebastian o Camera Obscura y la introspección, intimismo y poderío de jóvenes cantautoras como Eilen Jewell, Julie Doiron o Cat Power. Ellos dicen que no tienen un estilo muy definido, porque, nos cuenta Nélida Ranedo, cantante de la banda, “en cuanto a preferencias musicales no somos muy afines”, y ese eclecticismo, esa diversidad en las músicas a que remiten sus temas es quizá de uno de los principales atractivos de su música. “Mis canciones son un poco oscuras a veces, las de Iñaki tienen un tono más alegre… Los arreglos varían mucho porque cada miembro del grupo deja su impronta, algunos somos más atrevidos, pero en general intentamos mantener un equilibrio para quedar todos satisfechos y que los temas no se salgan mucho de los cánones de un formato clásico, nada difícil de escuchar y disfrutar”. Por todo esto, añade Neli, “a veces parecemos un grupo indie, y otras veces para nada”. Explica Neli que sus compañeros, a diferencia de ella, están bastante versados en la historia del blues, el swing, el country, el soul y el rock, lo que no extraña cuando se lee la lista de referencias musicales que nos apuntan: Creedence Clearwater Revival, Keely Smith, Television, Neil Young, Canned Heat, Patty Smith, Los Salvajes, 8 1/2 Souvenirs, Etta James, Ryan Adams, Eilen Jewel, The Sadies, Ben Harper, Django Reinhardt, Grateful Dead, Wilco, Marvin Gaye, Squirrel Nut Zippers…

“Las comparaciones con bandas de sonidos añejos y chica al frente son inevitables (el jazz, el soul o el country son el terreno preferido por ellas). Nueva Orleans versus Nashville, sonidos negros contra blancos. Elegir entre extremos es complicado. Por eso, ¿por qué no intentar quedarse con lo mejor
de ambos mundos? Aún así la sensación de banda europea no desaparece. Mantienen un cierto dejavú con regusto parisino de posguerra” leemos que han escrito sobre Plaforma 1.67.

Esta noche de Viernes, por mucho que llueva, a eso de las nueve, tienes la cita musical de la semana: el elegante y clásicamente actual folk/pop de PLATAFORMA 1.67 en concierto, en La Estación de Neguri.

Festival BIME: Un presente lleno de futuro

Del festival BIME de música independiente celebrado este finde en el BEC de Barakaldo está casi todo dicho en los medios de comunicación. Estuvimos solo uno de los días, el viernes 22, y lo que más nos gustó fue JOHN GRANT. De lejos, fue el mejor concierto del día, un 9 sobre 10, que lo tuvo todo: intensidad, increíble y potente sonido, tramos bailables, la enorme y emocionante voz del artista que nos recordaba a veces a un Rufus W. pero más seriote, una poderosa banda de seis miembros que lo hizo todo bien, y unas canciones impresionantes recogidas en dos álbumes casi redondos, los dos únicos grabados por John Grant -en solitario- hasta el momento. Comenzamos la jornada con el elegante rock guitarrero del portugués DAVID FONSECA y destacamos también el encanto del sutil neo-pop del londinense PATRICK WOLF, más un par de canciones del meloso PASEENGER y algunos momentos (no nos dio para más, había muchos conciertos que ver) del set de unos entonados MCENROE a los que faltó el volumen que a la mayoría de bandas le sobró. Sin olvidar la performance de RICH AUCOIN, divertida y original a más no poder, basada en eslóganes redondos, estribillos contagiosos y videos desternillantes y críticos con la crisis, el mundo del arte y el estado de las cosas en general, y con el artista bailando entre el público micrófono en mano cada dos por tres. Ni Manic Street Preachers ni (importante decepción) Yuck nos dijeron gran cosa.

Nos gustó (una vez más) el modo de ver estos temas de Javier Corral (a) Jerry, factotum del excelente programa de radio “33 revoluciones” (de 3 a 5 de la tarde en Radio Popular de Bilbao, 92.2 de la FM). Lo leímos anteayer en su muro de facebook:

“BIME es, desde ya, la guinda de los grandes festivales musicales vascos (Azkena, Jazzaldia, BBK Live, etc). Su carácter didáctico se ha reflejado tanto en su parte teórica (conferencias, talleres, etc), como en su vertiente práctica de conciertos, centrada en el pop y el rock contemporáneos, a base de clásicos modernos (tipo Mercury Rev, Mark Lanegan, The Wedding Present, Gossip, Solea Morente y Evangelistas o Manic Street Preachers) y lo que aún es mejor, artistas en crecimiento, en su ebullición creativa (John Grant, These New Puritans, Yuch, Excitements, The Courteeners,…). A lo que habría que sumar una muy apropiada y elegida representación local (Anari, Belako, Jupiter Jon, McEnroe, Wilhelm & The Dancing Animals, Irnoren Ero Ni, etc.).
Y este cartel exquisito (lástima las caídas a última hora de Everything Everything y Luke Temple) se ha visto acompañado de una excelente organización con buenos escenarios, sonido impecable y el lujo absoluto de un anfiteatro (stage 4) con todo el público atento, sentado (y descansado) para las propuestas más acústicas y/o introvertidas. Qué delicia! Una única pega: no hay derecho que se solapen actuaciones tan grandiosas como el dream pop panóramico de Mercury Rev con el sexteto acústico de Mark Lanegan, o John Grant con Jay Jay Johanson… porque elijas lo que elijas siempre sales perdiendo algo importante. Esta primera edición del BIME nos ha hecho vivir unos cuantos momentos gloriosos que no olvidaremos. BIME es el presente y por eso está lleno de FUTURO. Nacer le convierte en necesario.”

Nuestra, todavía, capacidad de asombro..

JUEVES, no llueve de momento, y NO SALIMOS DE NUESTRO ASOMBRO: EN EL PRESTIGE NADIE TUVO CULPA, será que fue simple mala suerte lo que pasó; OCHO MILLONES DE EUROS de dinero público PAGADOS PARA NO CONSTRUIR una incineradora en Gipuzkoa; ANARQUISTAS QUE -hoy, en España- PONEN BOMBAS EN IGLESIAS; 40 MILLONES de todos nosotros DILAPIDADOS PARA FINANCIAR el -a todas luces, y desde el minuto uno- quimérico SUEÑO DE LA FÓRMULA 1 VASCA; CASO ADURIZ: SE SANCIONA NO A QUIEN SE EQUIVOCA AL SACAR LA TARJETA ROJA SINO A QUIEN SE QUEJA DE SER EXPULSADO injustamente.

Este mundo no hay quien lo entienda, la verdad. Y no solo lo decimos por la inexplicable sentencia dictada ayer para el caso PRESTIGE, que once años después de la catástrofe ecológica y económica que nos tuvo en vilo muchos meses, se ha cerrado sin apenas encontrar (ni, por tanto, sancionar) culpables a tamaño despropósito cuando cualquier persona mínimamente avisada podría señalar a no menos de tres actores o agentes, como se dice ahora, con responsabilidad directa en lo que ocurrió.

Hay otras muchas cuestiones que TE DEJAN PASMAO, veamos:

1) En Gipuzkoa pagan UN PASTÓN (8 millones de euros) para NO CONSTRUIR UNA INCINERADORA, cuando aún no han resuelto, ni siquiera comenzado a acordar entre los partidos de las Juntas, cómo van a resolver el acuciante problema de tratamiento de basuras, y no solo de recogida, que eso y solo eso es el famoso “puerta a puerta” que el partido al mando de la Dipu gipuzkoana está empeñado en imponer. Ríete tú de la crisis y de los recortes, En algunos sitios están que lo tiran. Pagan dinero público para no hacer cosas que solucionan problemas, y además sin tener diseñada una alternativa plausible. De alucinar, sí.

2) Ah, ¿pero sigue habiendo ANARQUISTAS que ponen bombas? Pues no lo sabíamos, pero parece que sí. Ayer detuvieron a cinco personas por los artefactos que colocaron en la basílica del Pilar de Zaragoza (este explotó), hace poco más de un mes, y en la catedral de La Almudena de Madrid en febrero (este no llegó a explotar), y que al parecer no contentos con la proeza, ya estaban planeando otro evento explosivo en un tercer templo. Lo mejor, el nombre de batalla de esta cuadrilla de trastornados fuera de tiempo: “Comando Insurreccional Mateo Morral”. No podemos evitarlo, para eso tenemos a Google: ¿quién es o fue el tal Mateo Corral? Mira que somos ignorantes, se trata ni más ni menos que del autor del atentado contra Alfonso XIII y Victoria Eugenia en 1906 el día de su boda, que se saldó con la muerte de 24 personas, civiles todas ellas. Todo un exitazo de misión, vamos.

3) Por fin, el sueño quimérico del PROYECTO FÓRMULA 1 vasco, de sonoro nombre, Epsilon y hoy absolutamente en quiebra e incluso en tribunales, se ha revelado como lo que era, una locura que apestaba a dilapidación de dinero público y a farolada irresponsable. Pero nadie lo frenó, y ayer el portavoz del Gobierno vasco reconocía que “la operación para situar a Euskadi en la industria de la Fórmula 1 era viable inicialmente”. Pues vale, a nosotros nunca nos lo pareció, pero es que, además, el administrador de la empresa, también de sonoro apellido, Viladeprat, ha sido condenado por la Justicia, dicho de manera simple, por pésima e interesada gestión. No pasa nada, son solo 40 millones de euros tirados a la basura, y los responsables políticos del fiasco (el tema viene de la época Ibarretxe) se lavan, cómo no, las manos y achacan el fracaso a la mala gestión de Viladeprat, que para eso lo han sentenciado así los jueces; no, por supuesto, a su escasa viabilidad industrial o al insuficiente control por parte de la Administración pública, que ponía en juego mucho dinero de todos los ciudadanos vascos, y no supo siquiera frenar el desaguisado y limitar en su momento las pérdidas que el proyecto estaba generando. ¿Explicaciones del Gobierno vasco actual? Ninguna digna de ese nombre, todo son evasivas, que solo puede comprar la parroquia más afín. Nivelazo de clase política tenemos, sí. Unos gestores extraordinarios.

4) Al jugador del ATHLETIC Aritz ADURIZ el Comité de Competición le quita (a efectos de sanción posterior) la (injusta) TARJETA ROJA que se le mostró el sábado ante el Levante, pero le sancionan con dos partidos sin jugar por “menosprecio” al árbitro, es decir, a quien se equivocó (cayendo como un incauto en la trampa del defensa del equipo visitante) expulsándole del terreno de juego. Cabe preguntarse qué es lo que le dijo Aritz al trencilla, si fue realmente para tanto. Pue ya lo sabemos. En su “airada reacción”, como indica El Correo, el guipuzcoano le espetó al árbitro: “es una puta vergüenza que me expulses por esto”. No, no le insultó, ni le mentó a un familiar, simplemente le dijo la verdad, solo que con excesiva vehemencia. Y en lugar de reprender a quien se equivoca o quien perpetró el engaño en que cayó el árbitro, quienes dirimen estos conflictos deportivos sancionan al único perjudicado por la decisión errónea. Doble castigo, pues para Aduriz, y para nuestro ATHLETIC. País…

No son más que cinco píldoras que nos mueven a componer ese gesto de extrañeza, de no entender nada, que tan fuera de juego nos deja tan a menudo. No comprendemos nada, y quizá el problema es que nos empeñamos en buscar lógica donde solo hay desorganización sistemática, oportunismo, chapucería e intereses -no siempre honorables ni admisibles-, en pugna.

Vamos a la música, que si no…

Hoy os dejamos con la música de una banda californiana de los primeros años 90, LOUD FAMILY, más en concreto, con el tema “Sword Swallower” de su disco más celebrado, el “Plants and Birds and Rocks and Things”, publicado en 1992 y primero de una lista de siete discos que llegaron a editar, por cierto, todos y cada uno de ellos bien valorados por la crítica especializada; el último, “What If It Works”, data de 2.006.

Están LOUD FAMILY, de (relativa) actualidad porque su compositor, guitarrista y cantante, el tenido por paradigma del power-pop minoritario, SCOTT MILLER (que en los años 80 había liderado otra banda, Game Theory, que publicó cuatro discos), murió en abril de este año cuando tenía solo 53 años y por causas que aún no se han dado a conocer. Leemos que “Miller publicó en 2010 el libro “Music: What Happened?”, en el que hacía un repaso de la música popular entre 1957 y 2009″. Se sabe que tenía previsto grabar un nuevo álbum -con Game Theory y no como Loud Family, curioso- este pasado verano. Pues qué pena, hombre. En suma, otro gran músico que termina bruscamente su carrera en este fatídico 2013, y otra canción que escuchamos para recordar a un artista (en este caso, poco conocido en nuestro país) recientemente desaparecido.

Buen jueves a todos/as.

Y recordad: mañana, VIERNES, CONCIERTO EN LA ESTACIÓN, CON DALTON & COSH y sus impecables versiones del más exquisito repertorio de la música anglosajona de esas dos décadas mágicas que fueron los 70s y los 80s. Tomen nota de lo que van a tocar este viernes Dalton & Cosh y vamos a disfrutar escuchando: Kinks, Neil Young, Cat Stevens, Eagles, CSNY, Dylan, Paul Simon, Rolling Stones…

Un momento mágico en el homenaje a Lou Reed

UN MOMENTO MÁGICO DEL PASADO VERNES, EN EL HOMENAJE A LOU REED. Hubo este primer viernes de noviembre, en el inolvidable concierto homenaje a Lou Reed en La Estación, varios momentos mágicos que quedarán adheridos para siempre a la parte feliz de nuestra memoria. Cada uno lo fue a su estilo, apelando a una emotividad y a un estado de ánimo distintos. Y es que como se hicieron temas tan variados en forma y concepto y que fueron grabados desde los primeros años 70 hasta finales de los 80, pues hubo de todo. Desde las vanguardistas y psicotrópicas canciones de Velvet Underground & (la misteriosa y embriagadora) Nico, hasta las sedosas, míticas y majestuosas composiciones de un joven Lou aún casi en los inicios de su carrera en solitario, pasando por las más rockeras y febrilentas, que ha facturado desde sus inicios hasta finales de los 80, y que te impiden pensar en nada que no sea moverte y disfrutar de un buen plato de proteico rock, del que alimenta eso que llevamos siglos buscando cómo denominar y que tiene un metabolismo tan especial, tan distinto que nos equipara a otros animales. Ufff, a dónde nos ha llevado terminar esta frase…, la verdad es que no tenemos ni idea de escribir.

Volviendo a los momentos mágicos del concierto del viernes, si tuviéramos que elegir uno por rockero, marchoso y potente -imposible pararse quieto-, quizá sería el que la fenomenal banda montada por Luís Echevarria para este evento protagonizó interpretando “Dirty Boulevard” (del disco “New York” de 1989 ), uan canción que costaría incluir entre las más gloriosas del autor neoyorkino, pero que nos aturde y conquista irremisiblemente con esos impresionantes guitarrazos, el vozarrón de Lou y esa batería por momentos demoledora. Todavía lo recordamos, como si hubiera sido hace una hora: viernes noche, casi al final del concierto, con el sonido a tope y los cuerpos del respetable, sobre todo en las primeras filas, en tensión y movimiento, plenos de dicha y de energía, como nos gusta a nosotros. Feliz domingo, y no dejéiss de pasaros por La Estación.