Solo nos quedan los jóvenes

SÁBADO. Solo nos quedan los jóvenes; nuestra generación, que es la que dirige el mundo, ya ha dejado bien claro lo que da de sí.

Paso a la juventud, que tiene derecho a perseguir la felicidad y el bienestar, a no encontrarse un planeta desquiciado e inhabitable.

Se llama JULIEN BAKER, es de Memphis, Tennessy (EEUU) tiene 22 años, y acaba de publicar su segundo disco largo, una maravilla de escueto folk-rock de autor titulada “Turn Out The Lights”. Pero en esto no le hagamos caso: hay que dejar bien encendidas las luces, si creemos en un futuro viable, es necesario que se vea nítidamente la magnitud del desastre. Y es que, no conformes con lo conseguido, seguimos innovando, creando más desgracia, miseria moral e injusticia.

No nos es suficiente con el terrorismo, los chalados armados matando al personal indiscriminadamente, las guerras que nunca acaban, los nacionalismos fanáticos y excluyentes, los populismos demagógicos, la corrupción sistematizada, la precariedad laboral, los atentados al medio ambiente, la explotación de la mujer (¡asco de prostitución!)… la violencia machista y otros horrores de parecido pelaje: en el periódico leemos hoy que en el país que vio nacer a esta joven artista, modelo de prosperidad y democracia para algunos desinformados, se ha detectado un incipiente mercado: el de cadáveres humanos, familiares que venden los cuerpos, en parte o en todo, de sus difuntos para sacar algo de pasta y/o porque no pueden costearse el entierro. ¿Qué estamos haciendo?

Lo dicho, que los jóvenes empiecen ya a tomar cartas en el asunto, el futuro es suyo. Solo nos quedan los jóvenes; nuestra generación, que es la que dirige el mundo, ya ha dejado bien claro lo que da de sí.

Paso a la juventud, que tiene derecho a perseguir la felicidad y el bienestar, a no encontrarse un planeta desquiciado e inhabitable.

Estreno de la serie dramática “La zona”

Impresionados como estamos por la calidad y solvencia técnica de las series americanas, sin llegar a decepcionarnos (las expectativas eran altas, la crítica la había puesto muy bien) y aunque lo vimos con interés y agrado no nos emocionó en exceso este primer capítulo de “La zona” pese al más que correcto (y un poco irregular, hay que decirlo) nivel de la obra y al decisivo acierto de contar en el papel principal con el mejor actor español, Eduard Fernández.

Lo único que nos llamó, y muy poderosamente, la atención fue la banda sonora, por acertada a la hora de crear, mejor dicho acompañar, los diversos estados narrativos y emocionales de la historia, y por su calidad musical, por moderna, ruidosa y arriesgada. De quién será la banda sonora, nos preguntamos, pero no llegamos a saberlo con los títulos de crédito, siempre tan poco considerados con los técnicos y artistas no actorales. Tuvo que ser nuestro amigo Ricardo Lezón quien nos proporcionara la información: el autor de esta impecable, eficaz en lo narrativo y llamativa en lo estrictamente musical banda sonora es el parisino OLIVER ARSON que colaboró (órgano y samplers) con MCENROE en el disco “Tú nunca morirás”. Pues mira qué bien. Enhorabuena, Oli y suerte en tus proyectos.

Fe de etarras

Acabo de ver FE DE ETARRAS y voy a acabar pronto con mi comentario: un bodrio de categoría. No te hace reír, ni te hace no ya pensar sino siquiera reflexionar un poco sobre un tema tan particular y controvertido como el final de ETA; ni sorprende, ni te emociona ni crea suspense alguno. Ni tampoco entretiene mucho. Una joya, en otras palabras. Una peli pequeña en todo, no llega siquiera a ser una parodia, van desfilando tópico tras tópico en los supuestos gags, la historia es inverosímil, està narrada como con desgana y cierto desaliño, incluso se hace un poco tediosa durante el tramo medio del -afortunadamente- corto metraje.
Bueno, vale, algún momento gracioso y ocurrente tiene, pero poco más. La producción es más que pobre casi tercermundista, la realización peca de impersonal y fea de solemnidad; y el desenlace final se antoja precipitado, y es de traca y nada ingenioso aunque al menos tiene cierta lectura política.
Yo pensaba que los de Netflix eran un poco más listos; se la han colado. Barata sí, pero floja floja. Un muermo de peli. Fallida. Salvamos solo a los actores, notables los cuatro principales, y el punto de partida de la historia (que no la primera escena en Francia, mediocre de veras), interesante y procedente en esta coyuntura que vivimos, aunque quizá hubiese sido más oportuna hace dos o tres años.

No comprendo las críticas positivas que he leído de profesionales que me parecen fiables. Debo ser yo el raro o el muy exigente. Todo me suena repetido, fácilón e incluso cargante. ¿Será que soy vasco de pueblo pequeño, de toda la vida?
La entrañable Pagafantas y, sobre todo, la arriesgada Negociador, ambas del propio Cobeaga, me interesaron mucho más, incluso las disfruté por momentos. Y Negociador tenía emoción, acción y brindaba sutiles golpes de humor y mostraba la negrura de la época,; en suma, que no eran grotescas, aburridas y ridículas como esta.
¡Mira que no hemos citado una sola escena ni un solo chiste, eh!

Podría al menos Fe de etarras asumir algún riesgo y ser políticamente incorrecta, pero qué va, ni siquiera eso. Es blanca e inane hasta en lo político.

Fin de semana en el Algarve

Así luce de maravillosa la playa de Comporta, hoy, domingo, 15 octubre. No hemos podido vencer la tentación de acercarnos al paraíso. Son las dos de la tarde. El pescado a la brasa espera en el txiringuito. Unos 30 grados y brisita. No me iría nunca. Y el Athletic ganó ayer. No se puede pedir más, o sí, pero dejémoslo estar. Que mañana es lunes.

Fallece Tom Petty

Las palabras enormes y las grandes ideas nos han ido quedando cada vez más grandes y ajenas, solo crean guerras, desencuentros, fractura social y tensiones; nuestra patria mas sentida es -y lo es cada vez más- la familia, los amigos, la naturaleza/los paisajes y los recuerdos. Y, cómo no, la music en general y el rock en particular, y dentro de ella, la obra de genios que convirtieron nuestra vida en más grande, emocionante y disfrutable. Todo esto ya nos provee a algunos de un sentimiento de pertenencia suficiente, quizá no haga falta más

Esta pasada noche ha muerto TOM PETTY, víctima de un infarto. Nunca llegó a tocar en España; no llegamos a verle en directo ni lo haremos ya jamás. La última oportunidad viable fue Londres hace pocas semanas, pero no pudimos ir, por motivos bien sencillos. Buenos amigos nuestros hicieron el esfuerzo y le vieron, afortunados ellos. Leemos que “Petty estaba en la recta final de una gran gira para celebrar los 40 años de su carrera junto a la banda de acompañamiento de toda su vida, The Heartbreakers”.
Esta canción ha sonado un millón de veces en La Estación de Neguri. Hoy lo hará también, al igual que otras muchas del fantástico repertorio de este icono del rock norteamericano más auténtico y menos rendido a las tentaciones del dinero y la fama.
Horror de comienzo de mes.

Glen Close bajo el Amboto

GLEN CLOSE bajo el Amboto, en la impresionante, magnífica (hemos tenido la oportunidad de verla por dentro) Casa Rural GOIKOMAIA, ubicada en Atxondo y propiedad de nuestro gran amigo y cliente Mikel Elgezabal.
Cosas del Festival de Cine de Donosti, y muestra de que algunas estrellas tienen criterio y saben elegir. Y es que pocos planes se nos antojan más placenteros y gratificantes que comer en el Etxebarri (el mejor asador del mundo, dicen los especialistas) y alojarte en Goikomaia, que es lo que hizo Glen Close ayer para partir hoy al festival donostiarra, donde presentará su nuevo film “The Wife” (La buena esposa), protagonizada por Glenn Close y Jonathan Pryce y que clausurará la 65 edición del Festival Internacional de Cine de San Sebastián. “Accesible y cercana”, nos ha dicho Mikel que vio a esta gran diva del cine.
La próxima vez nos la traes a La Estación de Neguri, no hemos podido evitar decirle.

Esperanza, la palabra clave del momento.

Esperanza, la palabra clave del momento. Y no porque es lo único que nos queda ante el cansino y aparentemente irresoluble problema catalán, ante la penosa crisis de los refugiados o las catástrofes naturales que siempre se ceban en los más pobres, ante el cruel terrorismo islamista o la imparable violencia machista, ante el cataclismo diario causado por la estupidez de Trump y por la incompetencia de los políticos del país y de fuera, ante los alquileres imposibles y los sueldos miserables que les ha tocado sufrir a los jóvenes… Tampoco es porque “Esperanza” es el elocuente título del primer disco de RICARDO LEZÓN (líder de los maravillosos Mcenroe getxotarras), sino porque la existencia de jóvenes artistas como el propio Ricardo y como MARIA ARNAL i MARCEL BAGÉS parece querer indicar que aún queda esperanza en, al menos, un mundo en el que la sensibilidad, la empatía, la el inconformismo y la poesía tengan su espacio.

La letra de la canción de MARIA ARNAL i MARCEL BAGÉS incluida en el mensaje que comparto es más reivindicativa y aferrada a la actualidad; esta es más romántica, pero ambas son estupendas. “Tú que vienes a rondarme”. Esperanza, sí.

Donde va a acabar todo esto….

Dónde va a acabar todo esto. Cansancio, tedio, asqueo. Por si la saturación pretérita no fuera suficiente castigo, el conflicto catalán ha rescatado y nos ha hecho rememorar las palabras de mil duros, las proclamas grandilocuentes, el maniqueísmo, el cinismo calculador, las sobreactuaciones desvergonzadas, la demagogia clientelista, el reduccionismo pasto perfecto para simples y asimilados, las infantiles utopías, los interesados y falaces mitos, las manipuladas tradiciones, las trágicas revoluciones… Todo es interés, casi todo es mentira. Lunes, acaba un verano que no quiso comenzar, y llueve.

Vivimos tiempos difíciles, sí; bien oscuros. Pero también con poca luz (sustitúyase, en su caso, por lucidez -que parece venir de luz-) e incluso presagio de tormenta pueden conseguirse resultados apreciables. Mantengamos, pues, la esperanza.
Bajando a la playa de Azkorri, una noche de este verano.

banda sonora: la dulce melancolía hipnotizante -pero compasiva con el afectado- de los neoyorkinos WIDOWSPEAK; acaban de publicar su cuarto disco grande, “Expect the Best”; nos recuerdan a los Mazzy Star de la diosa de la tristeza Hope Sandoval y a los más actuales Beach House y Cigarrettes After Sex. Music sensual, hermosa y con un punto misterioso/inquietante. En fin, como nos gustaría que fuera la gente, las situaciones, la propia vida. Lunes oscurito, sí.


Y otra mas

Solidaridad con Barcelona y Cambrils

QUÉ HACER, más que lamentar lo ocurrido en Barcelona y Cambrils, mostrar nuestra solidaridad y manifestar nuestro dolor a las familias de los afectados y exigir a las autoridades españolas y del resto del planeta que se haga todo lo posible, a todos -y digo todos- los niveles, para ir acabando con esta pesadilla del yihadismo terrorista.
Problema este complejo donde los haya, en el que la eficacia policial, la colaboración política y de información a nivel internacional, y tender puentes amistosos y de mutua conveniencia con el mundo musulmán no ya moderado sino simplemente no yihadista se nos antojan imprescindibles. Es un problema de todos, cualquier día pasa aquí o nos pasa a nosotros en cualquier ciudad del mundo.

Había que decirlo; dicho queda y sigamos.