Hasta pronto, querida Portugal

Vídeo de despedida (playa desierta -solo existe en marea baja- en ALJEZUR, en el Algarve portugués) de nuestro viaje de vacaciones de este año; nos vemos en La Estación de Neguri, que hoy inauguramos EXPOSICIÓN, preciosos óleos del pintor local IMANOL BASURTO, que solo ha hecho una exposición antes de esta, pese a la enorme calidad de sus cuadros; en pleno agosto, sí, y nosotros montando eventos culturales; qué le vamos a hacer, somos peculiares.
Hasta dentro de unos (pocos) meses, querida PORTUGAL. Cada vez que vamos (y lo de los últimos años está siendo monocultivo, je), nos impresionas más.
Eso sí, nadie nos quita que llegamos nosotros, ayer, y cambia el tiempo, je. Tres días de playa seguiditos tras una semana de lluvia y nubes, increíble. El verano vasco. Nos vemos este finde en la arena, en las terrazas del pueblo o en La Estación (a las fiestas locales no acostumbramos ir), tú eliges.
Eso sí, disfruta del verano, por favor. Que dura poco, unos días sueltos.

https://www.facebook.com/search/top/?q=ricardo%20oleaga%20barruetabe%C3%B1a

Sábado melancólico y triste..

Sábado de verano impropio, lluvioso, nublado, fresco… y melancólico y triste. En fin, que absolutamente propicio para que los recuerdos nos invadan, para que nos impongamos la dura tarea de ir superando que -han pasado ya casi seis días- murió MANOLO LEZÓN, de que nos ha dejado para siempre un amigo de los que no se olvidan nunca, se llevan tan dentro que es imposible sacarlos de ahí, además de que nadie quiere hacerlo: la vida fue mejor con él y seguirá siendo mejor recordándolo.

“Cierra tus ojos
que voy a estar aquí esta mañana
Cierra los ojos
que voy a estar aquí por un tiempo”

Hoy es un día muy triste, nos ha dejado Manolo Lezón.

HOY ES UN DÍA MUY TRISTE, NOS HA DEJADO MANOLO LEZÓN.
También es mi cumpleaños, y no puedo menos que daros las gracias a todos los que os habéis acordado de felicitarme, pero es también un día muy triste, de los más tristes que recuerdo, porque nos ha dejado MANOLO LEZÓN, padre de Ricardo Lezón, uno de los cantautores rock de referencia de nuestro país, tanto al frente de Mcenroe o Viento Smith como en su recién iniciada carrera en solitario, y como sabéis, gran amigo personal no solo mío sino también de muchos de vosotros.

Porque al igual que su hijo Ricardo, Manolo Lezón, -probablemente eso también se herede-, tenía ese talento humano, esa autenticidad, esa cercanía emocional, esa humildad elegante, ese trato sincero cargado de lúcida y sonriente ironía pero siempre educado, respetuoso y amable tan poco común, tan infrecuente y que tanto les caracteriza y distingue a ambos.

Hoy es un día triste, Manolo ha fallecido esta pasada noche de domingo; sabíamos que esto iba a ocurrir, era inevitable porque su enfermedad era irreversible y letal pero nunca nos resignamos a aceptarlo porque él siempre salía adelante tras cada crisis y porque acababa prevaleciendo en nuestro interior el espíritu romántico de pensar que personas tan excepcionales como Manolo Lezón, que reparten felicidad, sonrisas y dicha en estado puro a quienes tienen la inmensa fortuna, el privilegio divino de ganarse su aprecio y su amistad, nunca van a desaparecer, por pura justicia vital, porque las necesitamos tanto, porque las queremos tanto que se nos hace imposible, inviable una cotidianeidad sin su luminosa e irremplazable presencia.

Pero ha ocurrido, nunca más volveremos a ver a Manolo Lezón en La Estación de Neguri, que jamás volverá a ser lo que fue durante estos últimos años cuando llenaba el local con su sola presencia, cada día, cada tarde…

A buen seguro (tenemos que lograrlo y nos hará falta mucha fuerza, resultará muy difícil) nos reharemos y saldremos adelante, tanto su queridísima familia, a la que trasmitimos nuestro más sincero y solidario pésame, como sus amigos más íntimos y, en general, todos sus allegados; es ley de vida, hay que seguir afrontando el presente y el futuro que exigen toda nuestra atención; pero hoy, esta semana, este mes, este año y muy probablemente siempre, siempre echaremos de menos, cada día, cada tarde, su sonrisa, su fina ironía, su elegancia imperturbable, su saber llevarse bien con todo el mundo, su conversación brillante y su singularísimo sentido del humor.

Descansa en paz Manolo Lezón, querido amigo. El mundo, y ya lo estamos percibiendo, es menos habitable, menos amable, y mucho menos interesante sin ti, sin el placer de verte cada día, de charlar contigo sobre tenis, golf, fútbol, política, los años pasados, y tantas y tantas cosas…

Hoy no estamos para músicas, no se nos ocurre ninguna, quizá no puede haberla, a la altura de esta desgracia, de una pérdida tan dolorosa, de un sufrimiento tan cortante, tan hiriente.

Hoy, por una vez, vence el silencio, quizá es lo único que puede trasmitir el dolor tan agudo que nos oprime el corazón, que oscurece nuestra existencia.

Quiero pensar, algún día creo que te lo hice saber, querido Manolo, que eras consciente de las toneladas de aprecio e incondicional cariño y afecto que fuiste acumulando, seguro que sin pretenderlo ni percatarte de ello, en tantas y tantas personas que te conocimos, que tanto estamos sufriendo ayer, hoy y que tanto te vamos a echar de menos en lo que nos queda de vida.
Descansa en paz, Manolo. Te quisimos mucho, te admiramos mucho, y te recordaremos mucho, siempre.

Sábado 1 de julio, concierto de Iñigo Coppel

¡Y pensar que hay quien se quejaba la semana pasada del buen tiempo, del sol y el calor! ¿No se preguntan por qué a los días con nubes, lluvia, viento y frío (o fresco), es decir a los días como el que sufrimos hoy, se le llama en todo el mundo, y en todas las culturas nos atrevemos a decir, “mal tiempo” y que a los que son como los que la mayoría disfrutamos la semana pasada se les tilda de “buen tiempo”? Que sí, que hubo un par de días bochornosos con muy altas temperaturas que pueden agobiar a más de uno; pero puestos a elegir, para nosotros no hay calor, ejem, color; nos quedamos con el calorazo, con los días soleados, con la cervecita en la terraza a las diez de la noche con 26 grados, con la playa y con poca ropa a cuestas. Todo es más agradable, es así de sencillo.

Por otro lado, comentar que mañana, sábado primero de julio, toca en La Estación de Neguri a eso de las ocho y media de la tarde el prestigioso cantautor ÍÑIGO COPPEL, radicado desde hace años en Madrid y que nos visita casi cada vez que regresa por las tierras que le vieron nacer.
Para más interés de esta cita de mañana sábado, Coppel actuará acompañado de uno de los mejores guitarristas de la escena vasca, nuestro querido amigo Pit Flanagan, miembro destacado de los aclamados Fakeband y de grupos de versiones que recrean fenomenalmente la mejor música de los años 60-70. Lo dicho, mañana, IÑIGO COPPEL en tu local favorito de Getxo. A ver si contribuye un poco con sus canciones al regreso del buen tiempo.

Recibimos con los brazos abiertos esta nueva semana de la vida

Vale, es un lunes fastidión que al hecho de ser mismamente lunes añade esta bajada de temperaturas y este sirimiri que parece querer retrotraernos a nuestra juventud y hundirnos en la melancolía. Pero también es el inicio de una semana más viviendo la vida, disfrutando de este breve transitar por el tiempo que es seguir vivo, seguir despertando cada mañana para, con más o menos paciencia y diligencia, ir solucionando problemas cotidianos y atendiendo requerimientos de los asuntos prácticos del trabajo y de la casa.
Hemos tenido unos pocos minutos esta fresca mañana para intentar reflejar, en una foto recién sacada en nuestro jardincito, lo efímero, complejo y hermoso que es vivir, simplemente vivir. Seguimos aquí, cómo no, apreciando y disfrutando de cada momento de este regalo de los dioses, de este misterio insondable e inexplicable que es la vida. De esta incomparable sensación de dicha y felicidad de amar tanto y de sentirse amado y respetado.
banda sonora: de la joven cantautora neofolk WEYES BLOOD, una pieza maravilllosa, entre Enya y Angel Olsen (ubicación estética y sonora arriesgada, sí) para recibir con los brazos abiertos y con optimismo esta nueva semana a la que nos proponemos extraer buena parte de su jugo. Que no todo, no somos dioses ni gente ambiciosa: hay que dejar algo para los demás, ¿sí, o qué?

“Déjame salir”, del debutante Jordán Pelee

¿Una peli atractiva y convencional/comercial en el mejor sentido de la palabra? Respuesta:”Déjame salir”, del debutante Jordán Pelee. Por una vez, el racismo tratado de una forma original, con casi de todo en el pack: humor socarrón y elegante, terror, gotitas de -poco sangriento- gore, potente drama, alusiones interesantes a la actualidad socio política, y mucha mala leche en la crítica a la hipocresía progre, además de omnipresente tensión y estresante suspense. Inmejorable dirección de actores y estupenda puesta en escena. La única pega, el precipitado y un tanto facilón desenlace. Momentos desternillantes y también de acojono del bueno. Muchas pelis (buenas) en una.
Nos gustó mucho.

Llueve y ha refrescado…

… sí, pero es lo que tiene la primavera, que te da ora un abrazo soleado ora un empujón con malos modos. No mosquearse, en breve volverán los días luminosos, el calorcito y atardeceres sublimes como el de la foto, que tomamos hace muy pocos días en nuestro paisaje semiurbano (¡toma palabro!) favorito del mundo mundial.
————–

Banda sonora: de “Salutations”, el nuevo disc(az)o del mejor seguidor imaginable de Dylan, el geniecillo CONOR OBERST, la cuasiperfecta “Too Late to Fixate”; y es que lo tiene todo, sin duda, es una de las canciones de este 2017.

Lunes festivo en Getxo. Se nos ocurren 3 opciones de ocio estupendas.

1) Un día soleado y suficientemente caluroso siempre es adecuado para ir a la PLAYA; si, además, solo es festivo en tu pueblo, con lo que lo presumible es que haya poca gente en los arenales (qué sinónimo más feo, pero estamos poco inspirados hoy y tendrá que valer), pues rozando lo perfecto. Ya estás cogiendo la sombrilla y poniéndote las chancletas, venga.

2) ¿Atacados por la muy respetable pereza a la que rendimos culto domingos y fiestas de guardar, preferimos estarnos quietecitos y dejar lo de exhibir nuestros fenomenales cuerpos ante el público para mejor dia? Pues nos acercamos a La Estación de Neguri, disfrutamos con calma y delectación la EXPOSICIÓN DE FOTOS del joven Juan Labad Ronchel, y nos tomamos un aperitivo en la terraza de tu local favorito de Getxo. Últimamente andamos encaprichados (algunos de nuestros clientes y amigos, queremos decir) con los VERMÚS. Este está funcionando bien, prueba y hazte uno en casa, si quieres y tienes todos los “ingredientes a mano”: Martini Bianco y mucho hielo, una rodaja de naranja y otra de limón, unas gotas de zumo natural de naranja, un chorrito de Campari (si no tienes, prueba con un poco de bitter), después otro de una ginebra con aroma intenso (usamos Bombay Saphire, pero vale cualquier otra) y de toque final, ponemos la tercera parte de una buena tónica, sirve esa que tienes en la cabeza. Remover con cuidado y listo, a morir de gusto, la vamos tomando poco a poco y saboreando esta maravilla. Sugerencia: es tan refrescante y rica esta bebida, te va subiendo a la cabeza con tanta delicadeza e intensidad que apetece consumirla rapidito y repetir, más que nada para confirmar sensaciones; pero es mejor tomar solo uno de estos bellos artefactos; es un trago potente, coloca bastante y tanto efecto como sabor perduran suficiente tiempo. Detalle gourmet, je: una vez bien fría la bebida, no es tontería quitarle todos los hielos menos uno.

3) Para la tarde, una peli, “Bajo el sol”, que la tienes en los cines del Puerto Deportivo; una de esas de calidad, de autor, con objetivos claramente artísticos y hechas en Centroeuropa o Asia típicas de los Multis bilbainos que a veces, afortunadamente, programan en nuestro cine favorito de Getxo. “Bajo el sol” es una peli con poesía genuina, sin mucha cocina, y generosa en emociones fuertes pero a la vez con cierta contención en el drama, que trata sobre la guerra -o mejor dicho sobre sus consecuencias-, serbo-croata de últimos del siglo pasado mostrando la evolución de tres historias de amor (ocurren en 1991, 2001 y 2.011) entre un chico y una chica de cada uno de estos países en su tiempo contendientes de guerra. Y, cómo no, los impedimentos de todo tipo a que deben hacer frente para que su relación prospere. Una peli distinta, a la que han acusado los críticos especializados de tratar con cierta banalidad y distancia un problema tan grave como la guerra, pero que a nosotros ayer nos encantó. Rebosa “Bajo el sol”, dirigida por Dalibor Matanic, de sentimiento y sensibilidad, y de precisión y depurada técnica narrativa. En lo estético (fotografía, encuadre, interiores, paisajes, banda sonora) es una sobria y austera (no podia ser de otra forma: habla de la guerra y sus efectos destructivos) delicia, las tres historias tienen fuerza, funcionan e interesan hasta el final, los personajes son muy creíbles, están perfectamente interpretados y filmados (sobre todo, uno primeros planos muy logrados) y te pasas un rato muy entretenido, con momentos de auténtico disfrute.

Venga, despegamos el culo del asiento que si no no llegamos para daros el aperitivo.

Para después de comer, os proponemos escuchar lo nuevo de MAC DEMARCO. Este temazo, cadencioso y tranquilito, “This Old Dog” es el que da título al disco.

Detalles agradables del día a día

Lo más bonito de tener un pequeño jardín es que, a veces, te pones a enredar y te salen unos ramos bastante apañaditos, oye.

Mientras, escuchamos cancionazas como esta “The Mallard” (amistoso y genuino vozarrón de vida bien vivida, guitarras preciosas y precisas, producción redonda) del nuevo, cadencioso y estupendo disco del veterano songwritter folk-rock británico MICHAEL CHAPMAN: