Último concierto de 2103, con el dúo ANA BEJARANO & MIGUEL SALVADOR

VIERNES, 27 DICIEMBRE
Último viernes del año y último concierto de 2103 en La Estación, con el dúo ANA BEJARANO & MIGUEL SALVADOR que interpretarán canciones míticas del jazz, el soul y la bossa nova. Y no solo no lloverá en todo el día, sino que incluso subirán las temperaturas. Se estima que a las nueve de la noche, hora de comienzo del concierto, habrá 16 grados y, lo dicho, no hará falta paraguas ni gabardina.

La elegancia y, por qué no decirlo, la magia del concierto están casi asegurados, no solo por el majestuoso repertorio (los temazos que en su día hicieron míticos cantantes como Ella Fitzgerald, Nina Simone, Elis Regina o Sarah Vaughan) que escucharemos sino por la identidad y trayectoria de los artistas.

ANA BEJARANO es una conocida cantante bilbaina con muchos años de experiencia sobre los escenarios y en cuyo currículum artístico destaca que formó parte de Mocedades (sustituyó a Amaia como cantante principal del grupo entre 1.986 y 1992), con quienes grabó varios discos, el primero de ellos de título “Colores”. Leemos en una web especializada en el grupo bilbaino que “Ana Bejarano, la nueva cantante, cumplió las expectativas y en canciones como “Las palabras” y “Colores” Mocedades llega de nuevo a su público con éxito total, superando así la partida de Amaya del grupo. Pero la cancion que deja ver la grandeza de la voz de Ana es “Ay amor”, en la que participa también José Luis Perales”. Tras esta etapa, Ana Bejarano se especializó en el repertorio de las grandes divas del jazz, el soul, el funk y la bossa nova.

MIGUEL SALVADOR es un reputado guitarrista de jazz bilbaino que inicia su formación de la mano de Iñaki Salvador “recibiendo clases de improvisación, armonía y arreglos”, según nos cuenta él mismo. Cursó estudios en Musikene y recibió clases de Joaquin Chacón, Jose Luis Gamez, Gonzalo Tejada, entre otros. En la actualidad, dedica gran parte de su tiempo a la docencia, impartiendo clases de guitarra de jazz, armonía moderna, improvisación, combo y lenguaje musical de jazz en la Escuela de Música de Andrés Isasi (Getxo)y en Mr Jam (Deusto). Es miembro fijo de la Mauri Sanchis Band, en 2007 decide formar su propia banda, y tras un año dedicado a la composición de sus temas inicia una andadura de conciertos y festivales que culminan con la grabación de su primer disco en solitario, de título “Miguel Salvador Project”. Ya en 2011, el guitarrista publicó con su Miguel Salvador Project un segundo disco, “Viaje a Etreum”, con temas todos ellos compuestos el propio Salvador; hemos podido escuchar este disco y nos ha encantado. Suena fenomenal y tocan en él contrastados instrumentistas de jazz, como el batería Hasier Oleaga, el saxofonista Mikel Andueza y Jon Piris en el contrabajo. En Cuadernosdejazz.com leemos sobre este disco “El trabajo es rabiosamente moderno, pese a partir de una formación muy clásica en lo instrumental, y en él se pueden encontrar desde sonidos y sonorizaciones que evocan al siglo XVIII hasta líneas de guitarra de suave armonía, arriesgados fraseos cercanos al free que juegan con las octavas, o arreglos cromáticos. No hay ningún prejuicio a la hora de componer en Salvador, que grabó el disco en una única sesión, del tirón, a cuatro tomas por tema y sin interrupciones. De ahí que la frescura sea una de sus principales señas de identidad”.

Si te gusta el jazz vocal, el soul, la bossa nova, o flotas escuchando una guitarra de jazz bien tocada, esta noche tienes una cita con el concierto que ofrecerá en La Estación de Neguri el dúo que forman ANA BEJARANO Y MIGUEL SALVADOR.

Os dejamos con el sublime disco “Ella Fitzgerald abraça Antonio Carlos Jobim”, en el que la diva canta en portugués. ¿Puede haber música más bella?. Por primera vez en la historia de este muro de F., os dejamos un video con un DISCO COMPLETO, y eso que es un doble elepé (en vinilo, naturalmente), que dura hora y cuarto. La ocasión lo merece.

Hagamos un poco de historia sobre este mítico disco, copiando de Jazzplay.com: “Norman Granz, productor con olfato, los une y encarga a Ella una selección de los temas más emblemáticos del músico brasileño; según el mismo Norman, el doble LP puede ser una continuación de la serie que Ella dedicó a compositores como Cole Porter, George Gershwin o Duke Ellington. “Ella Fitzgerald abraça Antonio Carlos Jobim” se grabó en los Estudios Hollywood (California), los días 17,18 y 19 de septiembre de 1980 y 18, 19 y 20 de marzo de 1981, para el sello discográfico Pablo Récords”.

Ponlo de fondo de tus actividades cotidianas y verás cómo se eleva un poco el día.

Saludos cordiales, apuremos el año haciendo cosas buenas y ayudando a quien lo necesite, y disfrutemos de la música. Esta noche, ya sabes: CONCIERTO DE JAZZ VOCAL Y SOUL EN LA ESTACIÓN DE NEGURI CON ANA BEJARANO Y MIGUEL SALVADOR.

Y la música: DAUGHTER

DAUGHTER, trío británico que publicó este 2013 su primer disco. No cuesta mucho asociarlos a los enigmáticos y casi indiscutibles THE XX pero tampoco al sonido de una rockera que ha virado al folk-pop raruno como la sinigual Pj Harvey o a deliciosas y personalisimas cantautoras de ese neo-folk que tanto nos entusiasma, y estamos pensando en Cat Power, Beth Orton o Julie Doiron, aunque quizá a algunos les recuerde el estilo de otra chica con banda, Bat for Lashes. El caso es que el primer disco de DAUGHTER, “If You Leave” sin sorprender a nadie ni aportar gran cosa a la evolución del pop (podríamos situar su propuesta entre el folk femenino y el post-rock de guitarras flotantes), e incluso a pesar de que peca de cierta homogeneidad en el conjunto de canciones, tiene dos virtudes estupendas: una, la atmósfera, el espacio sonoro que crea, muy atractivo y magnético, como de dulce y seductor sopor nihilista, tríste y melancólico pero a la vez hedonista y placentero, que mola mucho; y dos, que tiene dos o tres temas macanudos. Como este “Youth” que os dejamos en una maravillosa interpretación en directo, en la que lucen particularmente la voz de Elena Tonra y las ensoñaciones que crea la guitarra de Igor Haefeli. Apropiada, nos parece, la canción de DAUGHTER para afrontar este día tan feo en lo meteorológico que tendremos hoy. Menos mal que mañana es viernes…

Hablamos de dos estupendas películas

Hablamos de dos pelis estupendas y os dejamos el vídeo de una canción fantástica, de DAMIEN JURADO, que aparece en “La gran belleza”, una de las dos o tres mejores pelis que hemos visto esta temporada.

Permitidnos que, después de agradecer a THE HASSELFOFFS eL ESPECTACULAR concierto el pasado viernes dieron en La Estación de Neguri (ya casi atamos otra fecha para que vuelvan, porque fue una absoluta gozada: un set de rock eléctrico impecable -dos guitarras, eléctricas ambas, bajo y batería) , con Creedence como referencia, pero con muchas canciones de l rock de los 60s y 70s que encantaron a todo el mundo), os sugiramos dos planes que os van a dejar con muy buen sabor de boca:

1) Pasar por LA ESTACIÓN de Neguri, tu local favorito de Getxo, para disfrutar de la EXPOSICIÓN que ponemos a vuestra disposición desde el 4 de diciembre hasta el 19 de diciembre: Acuarelas y dibujos realizados por el colectivo “Amigos del Estudio de EVENCIO CORTINA”. Pocas veces una muestra nos ha llenado tanto de satisfacción como esta. Y a la gente le está entusiasmando. Transmiten mucha serenidad las obras expuestas, la emoción de la belleza contenida, el equilibrio estético y anímico que solo se logra cuando se emplea un dominio no exhibicionista de la técnica

2) IR AL CINE. No siempre hay en cartelera tantas pelis fascinantes como en estas últimas semanas. Hay varias, dos de ellas japonesas, pero os recomendamos las que ya hemos visto: dos excelentes películas que, además de su calidad e interés, y pese a que en estilo y planteamiento discursivo sean casi contrapuestas, comparten muchas características.

Una de ellas es la británica “LE WEEK-END”. Escrita por Hanif Kureishi –autor de “Mi hermosa lavandería”- y dirigida por Roger Michell, narra la historia de Nick y Meg, una pareja de profesores británicos cercanos a la jubilación que, en nada holgada situación económica y con los hijos ya independizados, hacen un supuestamente romántico viaje de finde a París en su 30 aniversario de boda, seguramente para intentar revitalizar su matrimonio.

Y la otra peli es la italiana “LA GRAN BELLEZA”, dirigida y co-escrita por Paolo Sorrentino (director de la inolvidable “Il divo”, implacable biografía de Giulio Andreotti, expresidente italiano y -más o menos- mafioso convicto y confeso). “La gran belleza”, un auténtico deleite para los sentidos, cuenta la vida de Jep Gambardella, aclamado periodista de arte, maduro (celebra su 65 cumpleaños), seductor, culto, elegante como solo puede serlo un italiano que ha leído mucho, y hedonista militante, rey de las fiestas chic de Roma durante años y que hace ya varias décadas ganó un premio con una novela. Desde entonces, se podría decir que sigue buscando -sin demasiado empeño- la inspiración en medio de una vida de holganza y disfrute sin fin en una Roma bellísima y mundana.

Estas dos magníficas películas abordan (muy reflexivamente, aunque mediante historias leves y muy entretenidas) el tema de la PRIMERA VEJEZ, la anterior a los 70 años, en la que al parecer manifestamos la tendencia de echar una ojeada atrás para revisar el estado de las cosas, testar con mayor o menor indulgencia si cumplimos nuestros sueños o proyecciones de futuro, si nos quieren los demás o solo aparentan, si nos queremos a nosotros mismos pese a todo, el insufrible pero emocionante peso de los recuerdos, el acariciante daño que nos infringe la nostalgia, el eterno miedo al futuro, el progresivo DETERIORO DE LA BELLEZA, de las capacidades físicas y de la salud, las nunca estables relaciones amorosas, el sexo que -sin remisión posible- va perdiendo interés…, en suma, la DESORIENTACIÓN y el enojo de siempre, solo que en este caso, cuando se es ya un poco mayor. Otro aspecto en común es que con ambas nos dio la impresión de que son las pelis que debería estar haciendo WOODY ALLEN, por lo brillantes que son, por lo bien escritas que están, por la riqueza de personajes y situaciones, por el elegante tono de comedia ácida de ambas, por lo bien rodadas que están, por su espectacular (sobre todo, en “La gran belleza”) puesta en escena, por mostrar admirada y admirablemente la poética de dos ciudades sublimes como París y Roma, por su sutil misoginia (fantástica frase, por cierto, la soltada por uno de los secundarios de “La gran belleza”: “puestos a odiar, hay que ser ambicioso: mejor misántropo que misógino”).

Más cosas en común: la magnífica, ecléctica (se escuchan estilos del todo distintos), superdisfrutable y sorprendente BANDA SONORA de ambas pelis, en las que además hay otro elemento compartido: incluyen las dos un temazo de un cantautor indie/folk de culto, de tanto prestigio como modesto éxito comercial y que nos emocionó sobremanera al escucharla en tan buen contexto narrativo: uno, ya fallecido, de los años 70, el británico NICK DRAKE (en “Le week-end” la canción, de poner los pelos de punta, es la mítica “Pink Moon”) y otro (en “La gran belleza”), nuestro adorado DAMIEN JURADO: el tema es “Everything Trying”, de su disco “Caught in the Trees”, de 2008) .

Las dos pelis son maravillosas, y las dos le dan mil vueltas (bueno, es una manera de hablar) en sentido del humor y ritmo narrativo, en interés que despiertan en el espectador y empatía que suscitan los personajes, en la sátira social y retrato de una época, e incluso en verosimilitud (a pesar de que “La gran belleza es puro exceso, el barroquismo en estado puro y exuda surrealismo, poseía e irrealidad) a dos -también atractivas, pero ambas fallidas- pelis de las que tanto se ha escrito reciente,ente (la mayoría de las reseñas y comentarios, en términos elogiosos) como “Blue Jasmine“, el irregular artefacto anual de Allen y “El consejero”, de Ridley Scottt que nos gustó más, pero adolece de defectos narrativos y de una excesiva y algo pedante artificiosidad literaria.

Os íbamos a dejar con el video de la canción “Silver Timothy” que adelanta el próximo disco (sale a mediados de enero, qué ganazas de escucharlo) de uno de los más grandes cantautores folk-rock del planeta, el estadounidense (Seattle, costa Oeste, muy al norte, a tiro de piedra de Canadá) y antes citado DAMIEN JURADO. La nueva obra se titulará “Brothers and Sisters of the Eternal Son”, aparecerán -por vez primera en su obra- sonidos reagge y estará producido por el asimismo cantautor -en este caso, rock y raruno- Richard Swift, que también se encargó de sonorizar y arreglar el maravilloso disco anterior de Jurado, “Maracopa”. Cabe suponer que tendremos al bueno de Damien girando por aquí en breve, porque, con el paso de los años, ya se ha hecho un nombre en Euskadi e incluso llena teatros. Como curiosidad, decir que le hemos visto dos veces en Donosti en concierto, también dos en Cantabria (la primera de ellas, hace no tanto tiempo, en Santoña: estábamos siete u ocho personas escuchándole en una especie de discoteca de pueblo; era la primera vez que le veíamos, fue muy emocionante, aún casi nadie lo conocía) y Barcelona, una en Castellón, y Madrid; en fin…, que nos gusta un poco el artista), pero que jamás le hemos pillado en Bilbao, y ha sido por la más sencilla de las razones: aún no ha tocado en la villa. Incomprensible, pero cierto. Algunas personas que siguen este muro de F. pueden resolver semejante afrenta, contratándole para que su próxima gira recale en Bilbao. Ánimo, muchachos, que seguro que sale bien la jugada.

Pero cambiamos de opinión, y ya que tras muchos minutos de pesquisas hemos conseguido identificar la canción de Damien Jurado que escuchamos ayer en “La gran belleza”, os la ponemos. Cuando las escuchas en el cine, y más en un peliculón como el de Sorrentino, del que sales como alucinado del empacho de belleza, en plan síndrome de Sthendal… estas canciones colosales que forman parte de tu vida te estremecen aún más, que no es cosa sencilla.

Va, os dejamos con la canción prometida de Damien Jurado, en versión acústica, y en directo, que casi siempre nos gusta más.

Hemos ganado al Barcelona!

Un sueño cumplido tras tantas decepciones -por no decir humillaciones en algunos casos-, con los culés, y además se hizo con todas las de la ley, jugando -más o menos- bien al fútbol, presionando sin descanso a unos jugadores que asumes son mejores que tú, combinando y haciendo desmarques dentro de lo posible, defendiendo bien nuestra parcela, robando insistentemente balones al contrario en el centro del campo, y, esencial, logrando marcar tras, casualidad, una (de tantas) decisiva recuperación del balón de Herrera, que ya le está costando, pero parece que va para arriba. Aúpa, ATHLETIC. Esta alegría es de las de enmarcar. Nos acostamos media Bizkaia felices ayer, cuartos en la Liga, con 9 victorias en 15 partidos tras vencer -siete años y 20 partidos después del último triunfo- al Barcelona. Ganas teníamos ya de disfrutar de un gran resultado y un buen partido frente a uno de los equipos galácticos (las tres cosas a la vez) de nuestro equipo. Pues bien, ayer ocurrió. Veremos cuánto dura la dicha, pero tiene buena pinta la cosa. Hay entusiasmo colectivo con el equipo, jugadores con un exquisito punto de fuerza física, futbolistas clave que van poco a poco aportando lo que de ellos cabe esperar (Herrera y Muniain, sobre todo, pero también Susaeta; lo de Iturraspe es otra cosa, lleva más tiempo carburando casi a la perfección) un entrenador que parece saber lo que quiere o al menos cómo encontrarlo, y, claro, la mejor afición del mundo apoyando sin desmayo. Son muchos mimbres, ¿no? Hay ilusión, y eso es mucho. Y un año en que debemos centrarnos en clasificarnos lo más arriba posible en la Liga (jugar en Europa a temporada que viene se antoja objetivo exigible) y en probar con la Copa, que ya nos toca volver a ganarla, o al menos, llegar a la final.