Último viernes de octubre…1º día del BIME

Lo venimos diciendo toda la semana: es un privilegio que no podemos desaprovechar ver el mismo día a un artista tan consolidado y exquisito como IRON AND WINE, desde hace más de diez años uno de los reyes del folk-pop americano y superdifícil de ver en concierto en Europa; a una de las estrellas emergentes del pop-rock más personal y atemporal asentado en la música de raíz en EEUU como MATTHEW E. WHITE; a la ultimísima revelación del pop de autor con referencias jazz, soul y maestro del recitativo como el británico BENJAMIN CLEMENTINE, portento de personalidad y voz poderosa e inquietante; y a la rusoamericana ZOLA JESUS, magnética mujer paradigma del pop electrónico con cabeza y sentimiento que está evolucionando de unas coordenadas más arriesgadas y originales en sus primeros discos a parámetros que coquetean con una comercialidad bien entendida en su última obra, “Taiga”, publicada el año pasado.

Centrémonos en dos de los cinco o seis conciertos que veremos hoy:

IRON AND WINE, el folk-pop estadounidense más genuino, ese que dio en llamarse de “baja fidelidad” por lo espartano (por no decir pobre) de su producción y lo rugoso de su sonido. Lo reconocemos: adoramos a este cantautor -que vive Miami, donde daba antaño clases de cine- desde hace muchos años y lo poco que se le ha visto por aquí acrecienta su mito: casi nadie puede presumir en España de haberlo visto en concierto (nosotros, sí tuvimos esa suerte, hace ya casi una década en S. Sebastián). Una voz deliciosa, un buen toque de guitarra y unas canciones que te derriten por su belleza, encanto y naturalidad, sin empalago alguno. Es decir, como Damien Rice, pero en crudo, sin apenas cocina y sin más miel que la justa. Viene el bueno de Sam Bean, que ese es su nombre en la vida real, en solitario y sin disco nuevo que presentar (en realidad, acaba de publicar un disco de versiones –dos o tres canciones chulas, pero en general decepciona tratándose de él- junto a Ben Bridwell, de los aclamados Band of Horses), lo que nos hace presumir que en este concierto caerán sus más hermosas canciones, las que ha ido ofreciendo en sus seis discos en solitario, todos ellos más buenos y varios de sobresaliente, además de bien distintos entre sí, no en vano es un artista con inquietud por la evolución de su sonido, no se queda en el folk campestre, qué va. En otras palabras, uno de los referentes mundiales de la música pop nacida del folk/country/blues y rock americanos. Hemos estado curioseando, en plan fan total, por la Red y encontrado el set list del concierto que dio Iron and Wine el pasado 27 de setiembre en Cincinnatti (Ohio, EEUU). Y vemos, en el repertorio de 14 canciones (un poco corto, mecachis…) temas maravillosos como “Woman King”, “Boy With a Coin”, “Tree by the River”, “Me and Lazarus”, “Caught in the Briars” y una clara disposición a tocar canciones de muchos discos y a no hacer ninguna del último, cosa lógica si tenemos en cuenta que ninguna es suya. Echamos en falta alguna de sus dos fantásticos primeros discos, quizá los que más nos han gustado de toda su carrera. A ver si en el BIME incorpora una de estas cimas del pop/folk más natural y auténtico, y nos referimos, por ejemplo, a “Lion’s Mane” y “Southern Anthem” de su primer disco, The Creek Drank the Cradle (2002) y a
“Naked as We Came”, “Cinder and Smoke” y “Free Until They Cut Me Down”
de “Our Endless Numbered Days” (2004), uno de los discos más hermosos que hayamos escuchado jamás y que nos hemos hartado de pinchar en La Estación de Neguri, particularmente esta última semana.

BENJAMIN CLEMENTINE. Un puntazo que hayan traído a uno de los artistas del momento en todo el planeta y es que más “cool”, imposible que este recién aparecido cantautor -a su peculiar manera- británico. Neosoul, clásica, crooner pop con querencias jazz y folk, recitativo con clase y tensión… son las coordenadas en las que se mueve este joven pianista de origen ghanés, corajudo y sensible cantante, que podríamos situar entre Antony y Leonard Cohen, o –han llegado a escribir- entre Nina Simone y Leo Ferré. Su primer y hasta el momento único disco, “At Least For Now”, tiene tres o cuatro cancionacas que te ponen a temblar de emoción, o sea que en directo puede ser tremendo. Además, las referencias que nos llegan de sus conciertos son buenas.

Va, nos vemos esta noche en el BIME. Nosotros pensamos llegar a eso de las siete y media, para ir viendo el panorama, tomando algo y preparando la primera gran cita del día, la de BENJAMIN CLEMENTINE, a las nueve y veinte. ¿Qué por qué lo decimos? Por esto: (es el video de su participación en el mítico programa de Jools Holland en la BBC). ¿Te lo vas a perder?

…y seguimos hablando del BIME

YA ES MIÉRCOLES, con lo que queda menos para la gran cita del BIME, nuestro festival pop-rock vasco favorito, y de lejos. No solo por comodidad (que también: oye, que al BEC se puede ir y volver en metro, o en coche y aparcar tranquilamente en el parking), sino por la calidad de la music que programan, que es en definitiva es lo que nos mueve.

Pero vamos al grano, y sigamos con lo ayer solo esbozado, el cartel, es decir, los conciertos que más nos llaman la atención de este festival que, como dijimos ayer, decepciona en las grandes bandas, esas que por su popularidad y éxito masivo atraen a más gente, acumulan millones de reproducciones en youtube y, naturalmente, tienen mayor caché. Como no nos gusta hablar mal de los gustos ajenos ni ser criticones, nos limitaremos a ensalzar a nuestros favoritos y a intentar explicar el porqué de nuestro entusiasmo.

Ejem…, nos hemos liado escribiendo (sobre todo, hablando del set de IRON AND WINE, nuestro concierto favorito de TODO EL FESTIVAL) y no nos da tiempo a repasar el texto para dejarlo mínimamente legible, con lo que lo tenemos que dejar aquí, seguiremos por la tarde. Recordad que la cita con el estadounidense Sam Bean que así se llama Iron & Wine,, es el VIERNES, a las ONCE LA NOCHE.

CONSEJO PRÁCTICO: pillad una buena localidad (a eso de las nueve) para el concierto anterior, el de Benjamin Clementine, también cita inexcusable, y ni moverse de ahí: que cuando acabe el británico de origen ghanés vaya alguien a por las birras y listo. Atención: que quede siempre uno al menos reservando los asientos, nada de dejar las chamarras e irse todos felices al bar, que hay gente egoísta y maleducada (casi es lo mismo) que pasa de todo, aparta las prendas, se sienta con toda la cara del mundo, y luego surgen los problemas, a ver cómo los mueves. Te quedas sin sitio y con una de cara de g…. Avisamos porque vivimos ese marrón el año pasado (concierto de Billy Bragg), amable y tensa discusión con el guarda de seguridad incluida, y o mucho nos confundimos (puede pasar: estamos un poco en la nube en esto de la music… y quizá en el resto de las cosas también) o el “teatro” va estar petado para estas dos actuaciones.

Mejor prevenir; además, esta dupla de artistas justifica la noche y la entrada. Y para más felicidad, el otro concierto que más interesante nos parece del día (junto con el de Zola Jesús, como dijimos ayer) es el de Mathew E. White, que podrás ver en ese mismo escenario, justo detrás de Iron and Wine.

Hablamos sobre el BIME

Ya era hora: hablamos SOBRE EL BIME. Sois bastantes quienes nos estáis preguntando que qué tal está este año el BIME (festival de pop-rock que se celebra en el BEC de Barakaldo este próximo finde, en su ya tercera edición). Estamos terminando un texto sobre el cartel y sobre las bandas y artistas que más nos parece que merece la pena ver en concierto.

Pero os adelantamos algo: es un CARTELÓN, incluso impresionante, pero (en nuestra muy particular opinión) solo en la clase media (las propuestas exquisitas pero menos masivas, por entendernos), y, esto es lo menos bueno, pobre por no decir cero interés, en los cabezas de cartel. Muy desequilibrado, por tanto.
Y es que no hay un solo grupo de los escritos en letras más grandes que nos interese de verdad, de modo que ni los citaremos en este primer post.

Pero, ay, ay… de los nombres en cuerpo pequeño de letra pero gran calidad artística de este cartel del BIME 2015: hay cosas no solo maravillosas, sino (lo más excitante) difíciles o casi imposibles de ver por estos lares; y que, por situarte, es buena parte de la music que suena en La Estación de Neguri cada día; y son artistas y bandas cuya obra que hemos reseñado en este muro en más de una ocasión, seguro que varios de ellos te suenan.

Otro detalle importante: si vas a ir un solo día, y estás sopesando si te interesa más el viernes o el sábado, por si te sirve te comentamos. Nosotros lo tenemos muy claro: EL VIERNES.

Mañana te explicamos con más detalle por qué elegimos, sin dudarlo un instante, el viernes frente al sábado. Pero apunta unos nombres: Iron &Wine, Matthew E. White, Benjamin Clementine y Zola Jesus. Auténticas delicatessen de nivel mundial, que paladearemos el viernes, casi una detrás de otra, cómodamente sentados, con buena acústica (lo decimos por la experiencia de otros años) y con un refresco en la mano. Un sueño, amigos/as.

Os dejamos con la artista que menos hemos “pinchado” en este muro, pero que lleva años haciéndonos tilín: ZOLA JESUS, toda una personalidad de la music independiente actual, con cinco discos grabados, cada vez más pop y, por tanto, más asequibles para el público, lo que no es mucho decir teniendo en cuenta lo rarunos que fueron los primeros discos. Cantante dotadísima (nunca sabes hasta dónde puede llegar su voz) y compositora afiliada a la parte más oscura y enrevesada de la electrónica para públicos no del todo minoritarios (sus canciones tienen algo de rock, pop, clásica, minimal y R&B) es muy cara de ver en España. No desaproveches la oportunidad.

Os dejamos con “Vessel”, uno de los temazos de pop electrónico del bueno, que han convertido en casi una estrella planetaria a ZOLA JESUS

Cosas que contar un martes, primero de octubre

MARTES, EL PRIMERO DE OCTUBRE, sol y calorón por la mañana, y chaparrones de lluvia -bien fresca ella, no te fastidia- por la tarde, locos vamos a acabar a este paso con cambios tan bruscos. En fin, que tenemos varias COSAS QUE CONTAR. Vayamos por partes, y en plan telegrama, o casi:

1.- Esta es la última semana para disfrutar de la impresionante exposición de cuadros de FERNANDO BIDERBOST, uno de los artistas más consolidados cuya obra hemos colgado de las paredes de la Estación de Neguri. Si te gustan el surrealismo, Kandinsky, Miró o Chagall, deberías ver las pinturas que muestra Fernando Biderbost en nuestro local. Te queda hasta el viernes. Tú decides. El sábado inauguramos una nueva expo, ya iremos comentando.

2.- El último finde de setiembre, una decena de amigos, de Bilbao y cercanías al menos emocionales, unidos por nuestra fiebre melómana (rock 60s y 70s, folk y blues rarito, country del menos obvio, psicodelia enredada y en este plan), por dedicarnos en muchos casos a labores vinculadas a la music (había periodistas especializados, responsables de sellos discográficos, programadores de conciertos…) y también porque nos encantan los discos de los getxotarras MCENROE, nos desplazamos hasta LA CASA NOROESTE, la casona rural que Ricardo Lezón, líder y alma mater de McEnroe, tiene abierta en un pueblecito al sur de Soria, de nombre Noviales. Lo pasamos de miedo, conversaciones (tema casi único, la music, con todas sus derivadas) de inusitado nivel (salvo cuando hablábamos nosotros, precisemos), risas interminables hasta perder gesto y compostura, y, lo más valioso, mágico set acústico -solo con su guitarra y en baja voz-, de Ricardo Lezón haciendo para nosotros, versión sofá/gintonic, lo mejor de su amplio y maravilloso repertorio (recordemos que todas las canciones de la banda las escribe y compone él); en fin, sábado y domingo irrepetibles, la esperanzadora constatación de que aún quedan imprescindibles amigos por conocer, y por si faltaba algo para frotarte las manos, PROYECTOS que, sobre plano, parecen apasionantes (¿un club/asociación de aficionados “pata negra” a la music en vivo que programa varios conciertos -locales, nacionales e internacionales –al mes, cada vez en el local que mejor se ajusta al evento?) de los que, si se concretan en edificio más o menos sólido, seréis puntualmente informados.

3.- Tampoco es que sean miles, pero sí que algunos amigos/clientes nos piden que sigamos recomendando discos y artistas, pero no de vez en cuando sino en plan mogollón y de golpe, como resumen de un trimestre o así. Para anotar y tomarse su tiempo en degustar el género, suponemos. Pues nada, al asunto, a ver si os funcionan nuestras propuestas. CUATRO DISCOS QUE NOS HAN GUSTADO ENTRE MÁS QUE BASTANTE Y MUCHO PERO MUCHO DE VERDAD que se han publicado estas últimas (y productivas) semanas:

CECILE MCLORIN SALVANT, “For one to love”. Jazz para todo el mundo, de esquemas muciales canónicos en el buen sentido, producción/sonido perfectos y emoción contenida pero intensa. Una delicia. La voz fresca y estupenda de una chiquilla de poco más de veinte años que compone la mitad de los temas de este su tercer disco y a la que algunos críticos comienzan a proclamar la nueva Billie Holiday” o “la nueva Ella Fitzgerald”; hazte a la idea.

KURT VILE, “B’lieve I’m goin’ down…”. Rock de guitarras envolventes, psicodelia versión ensimisme gozoso, divagación hedonista. Sexto disco en solitario de uno de nuestros músicos jóvenes favoritos (fue miembro estelar de los hoy aclamados The War on Drugs), a quien pudimos ver en excelente concierto en Bilbao hace un año o así.

DESTROYER, “Poison season”. Veterano cantautor pop-rock canadiense, purita esencia indie, que milita en banda muy reconocida (The New Pornographers) y que tras el primer disco exitoso de su consolidada carrera, de nombre “Kaputt”, nos sorprende con un salto estilístico tan arriesgado como logrado. Del pop sofisticado ha pasado al crooner/pop rozando lo barroco, con sección de cuerda, mucho saxo, percusiones vacilonas, producción de lujo, canto señorial y acabados jazzies, e incluso lo spropios del musical más al uso. Uno de los discos más llamativos y curiosos del año, sin duda. De digestión lenta, pero todo un manjar.

LITTLE WINGS, “Explains”. Cantautor californiano de culto (dos décadas de prodigiosa carrera, once discos a sus espaldas ya, y no le conocen ni sus vecinos), folk/rock melancólico, nostálgico y más bien tristón, sin barreras estilísticas, y siempre excitante y creativo. La ha vuelto a liar el bueno de Kyle Field, con un disco maravilloso, perfectamente distinguible de su obra anterior. El típico artista que, por calidad y originalidad, debería tener legión de seguidores y al que nos gustaría apadrinar, si el pecunio nos alcanzara para el empeño y si él se dejara, claro. La hipnótica y arrebatadora canción que os ponemos hoy, de título “By Now” e incluída en este disco que comentamos, lleva cuatro meses en youtube y ha sido reproducida menos de 4.000 veces, a pesar de su monumentalidad artística, saquen cuentas. UN don nadie en el mercado, qué asquito da la cosa, de verdad. Lo ubicamos en el negociado de Robert Wyatt, Mark Kozelek-Sun Kil Moon, Bonnie Prince Billy, Bill Callahan, Mount Eerie…, palabras mayores, delicado y aromático caviar musical, para paladares entrenados. Little Wings, merece mucha más difusión, y hoy se la hacemos nosotros, encantados.

y 4.- Mañana, miércoles, acontecimiento músico/cultural importante en Bilbao: andamos justos de tiempo (tenemos que salir corriendo de casa, porque vamos a ver a las ocho en Bilbao al guitarrista de jazz John Abercrombie, con impecable banda, en la Filarmónica), por lo que copio/pegamos:
“La tienda de discos bilbaína POWER RECORDS, un precioso oasis para los amantes de la música, cumple la friolera de 25 años, acontecimiento excepcional hoy en día viendo la dura situación por la que pasa la industria del disco desde hace años. Su especialización y su constante apuesta por el vinilo, sin olvidar el apartado del trato personal, siempre excepcional como todo lo que le rodea, le ha situado como referencia del circuito independiente de la zona norteña. La merecida celebración llega el día 7 de octubre en la sala superior del Kafe Antzokia con el ciclo “Music fron The Trees” que presenta una embriagadora noche de sonidos folk, rock y country con las actuaciones de dos formaciones que visitarán por primera vez Euskadi: desde Toronto el cantautor Doug Paisley, que publicó su tercer trabajo “Strong feelings” en año pasado, y desde Portland el cuarteto The Parson Red Heads, que presenta su último trabajo “In a Hazy Dream (Retrospective 2004-2014)”, recopilación en la que se recoge sus diez años de carrera.”.
Fin de la cita. La verdad es que no conocíamos de nada ni al cantautor ni a la banda, pero hemos aprovechado estos días para acercarnos a su música, y podemos concluir que la cita es más que atractiva, y que la banda, The Parson Red Heads, hacen un pop/rock encantador con toques psicodelia. Allí estaremos, para felicitar a los de Power Records y para disfrutar de la música que nos traen para la fiesta.

Pues eso, que las cuatro cositas están dichas.

Os dejamos con el temazo del nuevo disco de LITTLE WINGS.

Estupenda mañana de otoño.

Estupenda mañana perretxikolari la de anteayer, SÁBADO: agradable y exigente caminata (unas tres horas y media, tampoco hay que exagerar) por ciertos montes vizcaínos que nos permitieron recoger algunas setas de indiscutible valor culinario, je, y nos brindaron la oportunidad de mantener buenas y diversas conversaciones, de comprobar que aún hay pendientes que podemos subir con cierta donosura, de hacer fotos curiosas como esta, y de ratificarnos en que no es lo mismo beber por beber que tras previamente deshidratarte a conciencia.
Blog_estupenda_manana_otono

Banda sonora: de uno de nuestros mitos australianos más queridos y entrañables, ROBERT FORSTER (sí, la mitad compositiva, guitarrista y cantora de los desaparecidos The Go-Betweens; su compañero en la banda, Grant MacLennan, murió hace pocos años) esta canción que (salvo calidad de sonido) lo tiene todo: “The River People “. La puedes encontrar en dos discos: el muy recomendable “Calling from a Country Phone ” (de 1993 y segundo de su producción en solitario), y el fascinante recopilatorio “Intermission: The Best of the Solo Recordings 1990-1997”, publicado en 2.007. Si te gustan los Smiths y Johnny Cash tanto unos como otro, ya estás tardando, este es tu disco. ROBERT FORSTER, por cierto, acaba de sacar otro enorme disco, de título “Songs to play”. Va, no te lo pierdas: