Dudas sin respuesta y buena música

VENGA, JUEVES Y MAÑANA TERMINA SETIEMBRE. Y nos seguimos preguntando algunas cosas sin respuesta clara, ni oscura:

1- Cuándo y cómo terminará la pavorosa/vergonzosa y vergonzante para ellos, crisis del PSOE, y a más a más, cuándo y cómo se formará nuevo gobierno en España

2- Qué ATHLETIC veremos hoy en su segundo partido europeo de la temporada, el que hizo el ridículo ante el Saussolo o el que ganó al Sevilla

3- Cuando terminarán LAS OBRAS de enfrente de La Estación de Neguri. Somos gente paciente y considerada, pero estamos empezando a enfadarnos: solo queda rematar la escalera y la acera pero llevan en ello dos semanas, un poquito cada dos días y sin apenas personal en el tajo, y todo en este plan de indolencia y aparente desplanificación, y aún les queda un rato, pese a que da la impresión de que en un par de días a plena dedicación lo podían haber solventado perfectamente, de sencilla que es la tarea, comparado con lo ya hecho durante los largos meses anteriores. ¿Se lo decimos ya y con todas las palabras (“esto es una tomadura de pelo, una falta de respeto a los negocios y vecinos afectados por las obras”) a los arquitectos y al jefe de la obra, que toman café casi a diario en nuestro local, o les dejamos en paz en su momento de asueto diario y confiamos en que hacen lo que pueden?

4- Por qué hay artistas maravillosos en esto de la music que lo tienen TODO PERO TODO, como el británico PETER BRUNTNELL (componen fantásticos temazos, melodías y letras, canciones para casi todos los públicos y gustos, que cantan como Dios, además de que tocan estupendamente) y no consiguen no ya el triunfo que merecen sino siquiera superar la marginalidad y vivir dignamente de su talento y trabajo, mientras otros, epítomes de la mediocridad, el copieteo y la vulgaridad, se han convertido en ídolos de masas y llenan estadios con sus fistros de canciones?

Pues nada, como siempre, sumidos en la duda y formulándonos preguntas casi sin respuesta.

Menos mal que nos queda la music:

(el otro día en un comentario que hicimos a la sugerencia de un buen amigo en su muro de F, decíamos: “Enganchadísimos al nuevo disco de Peter Bruntnell. A veces, la buena music es tan fácil y agradable de escuchar, tan hermosa e inspiradora y tan natural que parece que le falta algo, que quizá es demasiado obvia. Y qué va, no le falta nada, es perfecta. Nos vemos el miércoles en el Colegio de Abogados, y en primera fila aunque haya que ir a las siete y media a hacer cola, que hasta las ocho en punto no dejan entrar a la peña. Lo mismo llevamos unas latitas de cerveza, je (¿estará permitido?, se lo preguntaremos a Iñaki, nuestro querido amigo y organizador del evento). Más que nada, para animar la conversación durante la espera.

Va, “Mr Sunshine”, una de las canciones estelares del disco de PETER BRUNTNELL, hablamos ayer precisamente de ella. Trump y Salmond, ¿recuerdas?

EXPERIMENTO realizado CON ÉXITO

MIÉRCOLES, mejora el tiempo y siguen las obras sin terminar del todo enfrente de La Estación de Neguri. EXPERIMENTO realizado CON ÉXITO.

Esta mañana hemos hecho un experimento, musical, para variar. El objetivo era comprobar si, efectivamente, teníamos razón ayer noche, cuando tras el bello concierto de folk/country espacial/psicodelia de la israelí Noa Babayof en el Colegio de Abogados de Bilbao, decíamos a unas amigas con las que coincidimos en tan atractivo set acústico, que el británico PETER BRUNTNELL (al que veremos tocar por segunda vez dentro de una semana, y ambas este año en felicísima coincidencia), es un cantautor pop-rock tan extraordinario que podríamos escuchar gozosamente sus preciosas canciones durante horas sin cansarnos ni aburrirnos. Canta sencillo pero perfecto, toca la guitarra igual y compone unas cancionazas que hacen pequeñas muchas de las más celebradas de artistas consagrados de similares parámetros estilísticos.

Dicho y hecho, hemos pinchado en tu local favorito de Getxo durante ¡CUATRO HORAS SEGUIDAS! su magnífico repertorio en el que percibimos referencias a todo bicho viviente que se mueva entre el folk, la americana y el pop-rock sello cantautor, con leves toques de power-pop y psicodelia, o sea lo que más nos gusta (y por citar solo nombres muy conocidos), desde Elliott Smith hasta Dylan o Young, desde Ryan Adams hasta Eels, desde REM hasta Steve Earle, desde Nick Drake hasta Ray Davis… en fin…, la repera. Y ha sido fantástico. Más de una y de dos personas han preguntado lo de qué esto que suena tan chulo.

“Peter Bruntnell, calificado por muchos como el secreto mejor guardado del pop británico, estará de gira por España en poco más de una semana. Tras sus dos anteriores visitas a nuestro país en solitario, Bruntnell junto a su banda al completo estará presentando en directo y en formato eléctrico las canciones de su nuevo álbum “Nos Da Comrade”, al que la crítica inglesa de manera unánime no ha escatimado en elogios (disco Americana del mes en Mojo)” reza la nota oficial, y la copiamos y pegamos aquí.

A los más habituales de La Estación, seguro que os suenan las brillantísimas canciones de su nuevo disco, cuya escucha os recomendamos efusivamente, al igual que lo hace gente tan fiable como Kurt Wagner (Lambchop), Peter Buck (REM), o Jay Farrar (Uncle Tupelo -el germen de Wilco, sí- y Son Volt).

Bueno, lo dicho, apuntáos en la agenda, hacéos el favor:

5 de octubre, miércoles, en el Colegio de Abogados de Bilbao, concierto de PETER BRUNTNELL, esta vez, además con banda. Una única pega: es gratis.

Podríamos poner aquí temazos incontestables y superbonitos del nuevo disco de PETER BRUNTNELL, como ‘Mr Sunshine’, en el que pone a caldo a Donald Trump y a Salmond el escocés, pero preferimos ofrecerte “Yuri Gagarin” un tema en el que homenaje al astronauta soviético y que resulta un poco más guitarrero y rotundo de lo habitual (tampoco demasiado, nuestro artista compone canciones sencillas y perfectamente digeribles casi siempre) y más largo en su desarrollo, que nos tiene embrujados y que se ha convertido en una de las canciones del año para nosotros. A ver si te gusta.

Fin de semana en el festival de cine de Donostia

Disfrutamos este pasado finde, en una de las ciudades más bellas del mundo, de las pelis del FESTIVAL DE CINE DE DONOSTI: nos gustó sobre todo “SIERANEVADA”, lúcida, muy entretenida e irónica crónica.socio-político-familiar de la nueva Rumania que hace el celebrado director Cristi Puiu en una peli de realización muy artística pero de fácil seguimiento; también nos satisfizo el crudo, desasosegante y muy bien fotografiado western patagónico “EL INVIERNO”, del debutante argentino Emiliano Torres; asimismo, convenció y emociono “FRANZ”, del prestigioso pero irregular cineasta francés Francois Ozon, un intenso y logrado, -aunque un poco acartonado- drama histórico/romántico que discurre tras la primera guerra mundial, Y seguimos con interés y agrado “PASTORAL AMERICANA”, dirigida e interpretada por el famoso actor Ewan McGregor, que no está mal tenida en cuenta por sí sola pero que no soporta ni la más misericorde comparación con la monumental y emocionante novela de Philip Roth (a la que sigue respetuosa y escrupulosamente), uno de nuestros tres o cuatro escritores vivos preferidos.

Ah, también vimos “El HOMBRE DE LAS MIL CARAS” (en Bilbao, el domingo, justo a la hora del recuento electoral) la nueva del merecidamente afamado director andaluz Alberto Rodríguez. Cuenta, más que nada, el episodio de la fuga, ocultación durante casi un año y posterior fraudulenta detención de Roldán gracias a las “gestiones” del “polifacético” Paesa. No hablaremos demasiado de ella. Solo diremos que Eduard Fernández demuestra, una vez más y por si a alguien aún le cabían dudas, de que es el mejor actor español, y que “Grupo 7” y “La isla mínima” (las anteriores pelis de Rodríguez) nos gustaron más que esta, por diversas razone; algunas de ellas, seguramente, más vinculadas a preferencias subjetivas y meros gustos personales que a otra cosa. Sales de la proyección de “El hombre de las mil caras” con la pegajosa e incómoda impresión de que esto de la corrupción va en el adn del ser humano español y, sin duda, de que has visto una buena y bien documentada peli, y de que el pago de la entrada se ha compensado sobradamente. Pero, ¿quizá esperabas un poco más? Ahhhh

Viernes, hablando de Scott Walker

(Viernes, buen tiempo, y nosotros hablando de Scott Walker: no tenemos remedio)

Somos gente de pocos caprichos, aunque vivir bien sea uno de ellos, je.

Al tema: hay veces en que uno se convence (aún más de lo que ya estaba) de que pagar por ver TV sale a cuenta.

Ocurrió el pasado miércoles. El partido del ATHLETIC lo emitían en cerrado, o sea, en el canal de pago. Durante el soporífero primer tiempo solo nos reprimimos de hacer zapping porque íbamos ganando casi desde el principio. Va el Granada y -son las once menos cuarto de la noche-, sin mayor mérito que poner un poco de empeño, empata en la típica jugada del último minuto que nos sigue sacando de quicio, de tan descomunal tamaño es la empanada que se apodera de nuestro equipo en estos decisivos instantes de cada tiempo.

Desesperación masiva.

Comemos algo de fruta y una palmera bien azucarada para superar el disgusto y cogemos el mando de la tele. Zapeando nos topamos (una vez más, por pura casualidad; es imperdonable, pero somos así: jamás consultamos la programación) con una maravilla cinematográfico/musical de la que habíamos oído hablar pero que jamás habíamos podido ver, de hecho nos tememos que no se ha estrenado en España. Naturalmente, no volvimos al partido de fútbol, salvo una vez y para comprobar que, felizmente, volvíamos a ir ganando.

La peli era el documental de casi dos horas sobre la vida y (sobre todo) la obra de uno de los artistas más brillantes y enigmáticos del pop de todos los tiempos: el estadounidense (de Ohio) SCOTT WALKER, nacido en 1943 y que triunfara en los 60s con su impecable voz de barítono y sus estupendas canciones (a nivel comercial y también de crítica, sobre todo en Reino Unido, donde se instaló en 1965, hasta hoy) con su banda The Walker Brothers, que de la fama absoluta, las ventas espectaculares y el prestigio pasó al ostracismo y el olvido, víctima del éxito de los nuevos sonidos de la época (psicodelia, rock progresivo, folk experimental…).

Tras una irregular (en lo comercial, que no tanto en lo artístico) etapa en solitario dentro más o menos de los cánones del pop vocal (comenzada con el brillante “Scott, de 1967) y después de intentar reflotar en 1978 a The Walker Brothers con el disco “Nite Flights” cuyo tema principal, del mismo título, versioneó uno de sus mayores admiradores/seguidotes, un tal David Bowie en 1993) y superado un receso (1978-1995) de casi veinte años de casi total inactividad artística (hubo un disco en medio, “Climate hunter”, en 1985), vinculado tanto al escaso éxito de sus discos como a la depresión crónica de Walker, su carácter introspectivo, solitario, raruno y y existencialista, su timidez enfermiza y su endeble autoestima, volvió con el mítico “Tilt” (1995) a las grabaciones y los discos. Y lo hizo con sucesivas obras de music contemporánea de vanguardia, experimental y perfeccionista hasta el extremo, siempre atento nuestro artista a cada detalle de las prestaciones de su dotadísimo instrumento vocal, una música gótica por desmesurada, oscura, mágica y barroca, además de libérrima en lo conceptual y estilístico (causando la desesperación de sus músicos y productores, se ve en la peli), discos tan modernos que aún hoy parecen música del mañana, minoritarios por fuerza, difíciles para el oyente pero apasionantes para el aficionado curioso y amante de lo extraño y de indagar en los límites de la expresión musical.

Flipamos mucho en su momento con “The Drift” (2006), en el que Scott Walker explora entre el ruido y la armonía, el terror y la belleza, la poesía y el disparate, el grito y el lamento ensoñador, y claro que encuentra muchas cosas, pero sume al oyente, además de en el asombro permanente ante tanto descubrimiento sonoro y técnico y emoción desbocada, en el más solemne y deslumbrante de los desconciertos.

Lo penúltimo de la carrera de nuestro genio es “Soused” (2014), disco maravilloso y tan bien recibido por la crítica como ignorado no solo por las listas de éxitos sino incluso por el aficionado medianamente exigente, y que ha grabado el bueno de Scott con uno de los epítomes del ruido/drone/metal, el dúo estadounidense Sunn 0))).

Volviendo a la peli, para cualquier interesado en la obra y la personalidad del esquivo Scott Walker deviene de visión imprescindible y garantía de disfrute gozoso, porque la music de las diferentes épocas artísticas de Walker (hasta 2.005 evidentemente) lo impregna todo y porque explica muchas cuestiones que el seguidor se plantea al escuchar sus canciones y al preguntarse cómo será este enigmático individuo que engrandece la figura del músico-artista, creativo y exigente hasta el límite y comprometido absolutamente con su obra. Trasciende con mucho el universo del pop y e ropck, sin duda. Desfilan por “Scott Walker: 30 Century Man”, manifestando su admiración por Walker iconos del pop como Bowie, Eno, Jarvis Coker, Damon Albarn, Marc Almond… y salen músicos que intrepretan sus obras que hablan no de los Rolling o de Beatles, sino de Ligeti y Bruckner.

Pues eso, que la peli está disponible en la TV de pago, que os la recomendamos efusivamente, que nos felicitamos de haberla visto, que voveremos a reescuchar los discos de Scott Walker, y que buen finde.

Os dejamos con la monumental “Brando” que abre el disco “Soused” (2014). ¿Es pop, es música culta contemporánea, es simplemente music vocal de vanguardia? Qué más da, es grande, misteriosa, inspiradora, poderosa, excitante, innovadora… lo tiene todo. Hasta el punto de que le sobran etiquetas.

JUEVES, fluye setiembre y ESTAMOS CONTENTOS

Nueva canción de Ricardo MCENROE.
Ayer disfrutamos de un día espléndido y por la noche ganó nuevamente un ATHLETIC que no termina de funcionar pero va sobrado de eficiencia y está ya a solo dos puntos del segundo clasificado en la Liga; además, LAS OBRAS ENFRENTE de tu local favorito de Getxo van finalizando y confiamos en que en menos de un par de semanas tengamos la zona impecablemente urbanizada, con su nuevo parquecito con bancos y con sus flamantes plazas de aparcamiento en el otro lado de la carretera. Nos referimos, claro está, a la zona que vemos enfrente y a los lados de La Estación de Neguri, porque el despliegue para la construcción de los bloques de viviendas que irán en la parte superior de la Avenida de Neguri, que sepamos, aún no tiene siquiera plazos. Además, estas obras -pensamos- no nos afectarán tanto como las de iniciativa municipal que llevamos sufriendo desde hace más de cuatro meses justo delante de nuestra terraza.

De POLÍTICA, ni una palabra, ninguna. Hartos.

También fluye hoy la sonrisa porque este finde vamos a desplazarnos hasta DONOSTI a ver pelis y a disfrutar, acompañados de espléndidos amigos que nos hospedan en su casa, del estupendo y despreocupado ambiente (se siente: vinitos, pintxos cotilleando sobre el artista que tienes al lado en el bar, deliciosos y brumosos paseos, interminables desayunos leyendo la prensa, ver a Carlos Boyero con su sempiterna cara de aburrido de todo sentado en un banco como pensando en cualquier tema sin interés, garbeo somnoliento por las tiendas…) que reina en la ciudad mientras dura el festival. Por si hay curiosidad, deciros las que, tras dura deliberación con nosotros mismos, hemos decidido ver estas cinco: dos de la sección oficial a concurso (“American Pastoral” y “El invierno”) y tres de Perlas (“Fuocoammare”, “Frantz” y “Sieranevada”). No nos extenderemos sobre cada peli, pero estamos satisfechos porque pudimos comprar entradas para las pelis ( y las sesiones) que habíamos puesto en primer lugar de todas las que había en cartelera para viernes y sábado; es decir, mejor imposible. Escudriñamos una a una todas las que había, y elegimos tranquilamente.Tres horas de entretenida tarea para una mañana del domingo (ejem, de seis y media a nueve y media). Otra cosa es que hayamos acertado, pero lo bueno es que vamos a poder ver las que más nos llamaron la atención, por el tema, el director, los actores… Los más cinéfilos, efectivamente, podrán pensar, y acertarán, que hemos pecado de convencionales y de amarrateguis, pero es que hemos preferido tirar por pelis de interés y calidad casi asegurada (la latina, “El invierno”, es quizá la única de riesgo), será que nos vamos haciendo mayores. La verdad es que hemos podido comprar entradas para las pelis que habíamos puesto en primer lugar de todas las que había en cartelera para viernes y sábado; es decir, mejor imposible.

También nos alegra tener en agenda un concierto que presumimos espléndido, el del cantautor pop-rock británico PETER BRUNTNELL. Anoten: miércoles, 5 de octubre, Colegio Abogados, Bilbao. Volveremos al asunto, que merece la pena. No tenemos para olvidar el concierto que le vimos hace un año o así en el Antzoki, y además esta vez viene con banda. Imprescindible. Si vienes mucho a La Estación, te tiene que sonar: pinchamos a todas horas las cancionazas del nuevo disco de PETER BRUNTNELL.

Por último, también estamos contentos hoy porque ya podemos escuchar no una sino dos canciones de “Lluvia y Truenos”, disco que han grabado a medias RICARDO MCENROE y el reconocido músico pop barcelonés THE NEW RAEMON y que se publica el 11 de Noviembre.

Tanto “Gracia”, de Ricardo Mcenroe, como “Montañas”, de The New Raemon suenan fenomenal, pero cada uno tiene sus debilidades, y la nuestra está clara. Hay cosas que no se explican.

Finalización de las obras frente a nuestro bar.

VIERNES, preparando en La Estación de Neguri la nueva EXPOSICIÓN, de la pintora local EUGENIA VECINO. La inauguramos mañana, sábado 10 setiembre, y estás más que invitado/a al sencillo acto que dará comienzo a eso de las ocho de la tarde. Gente agradable, la mejor music, arte con artista presente y ricas viandas y bebidas, buena combinación. La Estación style, je.

Comentaros también, así, como de paso, que LAS OBRAS enfrente de tu local favorito de Getxo están casi FINALIZADAS, con lo que en breve podrás disfrutar de nuestra terraza al 100%. Una vez más, gracias a todos/as por soportar estos últimos cuatro meses las incomodidades y las dificultades de acceso en coche que habéis sufrido por estas obras que, como todas, se han alargado más de lo previsto. Lo importante es que la zona urbanizada va a quedar muy bonita, lo veréis.