Nos gusta lo que más descubrir artistas y bandas nuevas que acaban de surgir, pero percatarnos -un mes sí y otro también- de nuestra sublime ignorancia incluso -mal que nos pese- en lo musical, al toparnos con músicos fantásticos que no conocíamos de nada pese a que a ciencia cierta debiéramos hacerlo (compartimos la circunstancia de partir nuestra vida casi a medias en el último siglo de un milenio y el primer siglo del siguiente), nos hace ilusión y, a la vez, nos desconcierta. Seguro que varios doctos amigos (Jerry, Eduardo, Iñaki, Fernando…) muy versados en esto del power pop y sus antecedentes y derivadas le conocen de sobra, pero bueno… nosotros estamos emocionados, y listo.

Al tema: una vez más, por casualidad, revolviendo hace unos días en la Red aquí y allá (ejem, el motivo es que WRECKELSS ERIC acaba de publicar disco nuevo, “Construction Time & Demolition” logrando buenas críticas), comprobamos que el buen hombre, nacido en Newhaven (UK, cerca de Brighton), en 1954 fue protagonista de la new wawe y del pop-rock individualista, elegante y con carácter de los 70s junto a sus coetáneos -mucho más reconocidos- Nick Lowe (amigo personal suyo), Elvis Costello, Ian Dury o Graham Parker, recordándonos hoy su music a Kinks, Jam y, en cierta medida incluso a The Clash.

Atención, que hablamos de un artista muy relevante, con más de una decena de discos publicados desde su debú en Lp (je) en 1.978 y un recopilatorio acoyonante, “Greatest Stiffs”, de 2001, una joya de principio (jodé, comienza con el pepinazo “Whole Wide World”, cuyas canciones (las editadas en el sello Stiff, que abandonó en esas fechas) llevamos días disfrutando a más no poder.

Ponemos aquí la canción más obvia del repertorio de WRECKELSS ERIC, “Whole Wide World”, su gran hit publicado en 1.977 en un single (épocas aquellas, je), que hasta a nosotros nos suena un poco. Esta cancionaza salió al mercado antes que su primer y celebrado disco, “The Wonderful World of Wreckless Eric”, de 1.978. Y, no nos resistimos a decirlo, cómo recuerda esta canción, el sonido y la manera de cantar, a la de nuestro joven y admirado Car Seat Headrest. Han pasado más 40 años, ejem, y esto suena pero de qué manera. Prueba a ver.

(si te apetece saber más cosas sobre este artista que tanto nos ha encantado descubrir, decirte que la web del erudito Juan Vitoria (juanvitoria.com) publicó hace menos de tres años un reportaje que se nos ha parecido maravilloso y bien documentado sobre WRECKELSS ERIC y que ha servido como base para este miserable acercamiento que hemos hecho a su figura).

“Veronica”, de WRECKELSS ERIC. La perfección pop, en 1.978. Por una vez, sin más palabras. No son necesarias. Escucha, escucha

Otro monumento, “Take The Cash”

WRECKELSS ERIC tocó en Bilbao (Colegio Abogados, cómo no) hace 9 años, exactamente el 23 de abril de 2.009. Ni nos enteramos, por supuesto.
Esta otra, más intimista y psicodélica, suena también pero dpm. Atención, “Personal hygiene”, saxos eta guzti. Fantástico Wreckless Eric:

Un tipo majísimo, por cierto. Ah, y vino con su mujer, a adorable Amy Rigby, con una interesantísima carrera musical a sus espaldas..
Amy Rigby – Dancing with Joey Ramone