Las primeras canciones de THE XX me tienen comida la cabeza, y ayer pude comprobar ins situ el motivo, je. Cada vez que sonaba una de ellas en el concierto subían mis pulsaciones y casi tocaba el cielo, muy negro ayer, por cierto.

“Islands” no me puede encantar más, por ejemplo. Y es que estos chicos llevan al directo sus primeras cancionazas (y las más nuevas, también, je) de manera sublime, precisa y emocionante.

“Angels”, que abre el segundo disco de THE XX, “Coexit”, sonó también maravillosa ayer en el monte, de volverte loco, con esa guitarra flotando en tus neuronas y el bajo clavando cada nota.