Sin ninguna duda, “Sculptor”, de los australianos (la banda, el dúo en realidad, se formó en Melbourne) LULUC. Folk renovador y minimalista, atmosférico y flipadete pero a la vez doméstico y cercano, que apunta al pop desde el respeto a la tradición y la sencillez del artista componiendo, ensimismado y tranquilo, canciones con su guitarra. Cuesta poco advertir influencias de propuestas más pop, como la de los primerísimos Everithing But The Girl ochenteros o los actuales Still Corners o incluso Beach House, y de otras más cercanas al mundo cantautoril indie-folk como Julie Doiron, Nick Drake, Sharon Van Etten o la genial Aldous Harding.

“Sculptor” es un discazo folkie con todas las letras, con no menos de cuatro temas impecables: “Spring”, “Heist” (las dos primeras, un inicio espectacular de disco),”Kids” y “Cambridge”. Cremita pura.

Nos sorprendieron hace unos años con su emocionante e intimista primer disco, “Passerby”, que pasó desapercibido en nuestro país, salvo para militantes en el estilo, je; y con este “Sculptor”, más arreglado y orquestado (dentro de la sobriedad, claro), bello y delicadamente intenso como pocos discos, terminan la jugada con un órdago a la mayor nada arriesgado: pon que tres reyes sota de mano y sin descarte.

Pocas músicas me gustan más que este folk naturalista y como de alcoba pero ambicioso a la hora de hallar esas sonoridades que acaban acercándolo al indie-pop de vocación songwritter. Probad, a ver.

¡Qué estupendo sería poder degustarlos en concierto! Que sepamos, LULUC aún no han pisado nuestro país. En noviembre hacen varias fechas en la costa Oeste de EEUU y a primeros de año tocan en casa, Australia. Difícil parece el asunto, sobre todo teniendo en cuenta que el disco se publicó en julio y que, una vez termine su presentación en directo en los conciertos que les hayan salido, seguramente comenzarán a a trabajar en el siguiente.  Quizá en el Primavera Sound…