NUESTRO DÍA GRANDE DEL BBK LIVE 2018 ES EL VIERNES, 13 DE JULIO: EFECTIVAMENTE, HAY QUE VER A DAVID BYRNE. Además, ese día tocan dos de los principales atractivos de todo el festi para quien firma: The XX y Porches. También suscitan nuestro interés el viernes My Boody Valentine (míticos de los 90s, sí, pero los vimos en Barcelona en su reaparición hace unos seis años y nos parecieron demasiado, en realidad casi excluivamente, ruidistas) y los australianos rockeros multiestilo (se dice de ellos que hacen rock psicodélico, garage rock, rock ácido, rock progresivo, avant-rock…., ufff) y previsiblemente arrolladores en directo King Gizzard and the Lizard Wizard. Estos dos últimos grupos de relumbrón se han añadido a última hora y han enriquecido notablemente el día en que David Byrne tocará en Bilbao.

El viernes, en suma, tendremos un buen día de festival, quizá el mejor de los tres, con propuestas muy variadas en los grandes nombres; e incluso podemos confiar en Friendly Fires y White Family para alargar un poco la jornada. Más que suficiente para justificar el gasto y el esfuerzo logístico que supone asistir a este festival. Muy cerca de casa pero a la vez tan mal comunicado.

De las otras dos jornadas, lo que más nos interesa es (el jueves) Alt-J, Cigarrettes after sex, Childish Gambino (es que se ha puesto de moda con el video, y le hemos prestado atención; somos así de previsibles y corrientes) y Mount Kimbie; y el sábado, Gorillaz, Noel Gallaguer, Benjamin Clementine y James.

Vale que el nuevo disco del mito Byrne, sin estar mal, aporta poco a la carrera del líder de los más imaginativos creadores del funk-pop-rock blanco, los adorables e imprescindibles TALKING HEADS, icono de la mejor music con ritmo y propensión bailable facturada en los años 80. No olvidemos tampoco sus colaboraciones en el pasado con Robert Fripp y Brian Eno o la menos lejana en el tiempo con la nueva estrella del rock femenino (escucha su nuevo disco, merece la pena) St Vincent.

La buena noticia es que en la gira de presentación de su nueva obra, DAVID BYRNE se acuerda, y a lo grande, de sus seguidores de cuando los Talking Heads enloquecían a quienes buscaban ritmo, ingenio y desprejuicio, e interpreta media docena de hits del sublime repertorio de la banda. Entre ellos, los dos (nada menos que “This must be the place” y “Once in a lifetime”) que toca en este vídeo de la gira que le llevará todo el año, en concierto en Porto Alegre (Brasil) hace mes y medio.

¿Otras canciones de TH que está tocando Byrne en su gira y que podremos escuchar, a buen seguro, el viernes 13 (ejem) de julio en el BBK Live?

Atento/a: en el festival de Coachella (EEUU) hizo, además de “This must be the place” y “Once in a lifetime”, las asimismo estratosféricas y legendarias “Burning down the house” y “Blind” (joé, cómo bailábamos con estas piezas en nuestras salidas por los bares -sí, había algunos en los que se pinchaba esta musicaza); y por si fuera poco, cayeron también dos joyas del brillo de la afro y ritualista “I Zimbra” (de “Fear Of Music”, 1979) y la más funkie/dance “Slippery People” (de “Speaking in Tongues”, 1983, quizá el más sencillo y melódico disco de TH).

Seis temazos, por tanto, de Talking Heads interpretados por su principal creador casi 40 años después; pero nos sirve, vaya si nos sirve. Byrne no se mueve como entonces ni su voz llega a aquellos altos tan fascinantes, pero lo vemos razonablemente bien para seguir encima del escenario haciendo disfrutar a la gente. Juzga, como siempre, por ti mismo/a. Esto ocurrió hace mes y medio. Ya queda menos para verle tocar, y encima es aquí, en casa; bueno, en un monte no tan lejano de casa.