A las pruebas me remito. Lo nunca visto. Tenía fe, quizá mejor esperanza, en que Kozelek podía revolucionar el concepto del folk en directo y hacer algo así, pero no llegué a pensar que le podía salir algo tan tremendo y emocionante, y tan sólido y compacto en lo artístico. La perfección. Lo más. Inolvidable. Flipando de principio a fin. Un formato perfecto, Kozelek solo cantó, y cómo, acompañado por un guitarrista y un pianista. La declamación hecha arte sublime. La voz de las voces. Un estilo único. Gracias, Mark. Queda olvidado lo de Madrid. Te has ganado a pulso el perdón. Este vídeo es un recuerdo para toda la vida. El rap puede ser folk.

La demostración de que lo de ayer ocurrió y no fue un sueño.

Facebook La Estación de Neguri: Mark Kozelek

Y aquí este otro tema, que es un monumento.