La música tiene su propia manera de hacernos recuperar los recuerdos. No sabríamos definir cuál es, quizá no haya una específica y única, solo sabemos que nunca nos falla. Esta canción de A Certain Ratio tiene lo suyo. Vamos a poner una de su primera época (la maravillosa “Do The Du”, que daba inicio al discazo “The Graveyard and the Ballroom”, 1980) para contextualizar lo que decimos aquí abajo.

David Byrne reconoció sin ningún problema que los británicos influyeron decisivamente en el viraje de sus Talking Heads al funk: “Sí, sería una mentira decir lo contrario. A Certain Ratio nos influenciaron, y después de esa gira fue cuando empezamos a adentrarnos en la música funk y la world music”. Talking Heads los llevaron de teloneros en una de sus primeras giras (dato freakie: fueron dos conciertos, el 4 de diciembre de 1979 en el Eventim Apollo de Londres y dos días después en el Locarno Ballromm de Porthsmouth), justo la anterior a la publicación del inconmensurable disco de TH “Remain In Light” (1.980)

Quizá no es la foto más indiscutible de nuestros paseos, pero siempre hemos pensado que esta perspectiva tiene algo.
Dos caminos, una carretera, un túnel, casa (Cisco, je) emblemática con perfil curioso, vegetación, mar, barquitos, urbe indefinida al fondo, y cómo no, muchas nubes y amenaza de tormenta…

 

BANDA SONORA: sabroso y obsesivo ritmo 80s el de los británicos A CERTAIN RATIO con su hit “Lucinda” perteneciente a uno de de sus discos de referencia, “Sextet” (1.982). Cómo vuela, de alto y de rápido, ese bajo. Y con qué entusiasmo bailábamos, por aquel entonces, esta canción y otras muchas de A Certain Ratio. No los conocía casi nadie, lo que hacía que nos gustaran aún más; hay que reconocerlo.