!Fiesta de bienvenida al verano con The LongBoards!

YA ESTAMOS EN VERANO, Y PENSAMOS CELEBRARLO POR MUCHO QUE LLUEVA Y LAS NUBES PAREZCAN QUEDARSE INDEFINIDAMENTE CON NOSOTROS. Además, el tiempo mejorará conforme vaya pasando la tarde, de modo que unas horas antes de que comience la FIESTA DE BIENVENIDA AL VERANO con la actuación especial de la banda de surf/rock instrumental THE LONGBOARDS

COMO SERÁ EL CONCIERTO:
“Estilo- Surf & Drag Instrumental , El repertorio del show de esta noche será un 80 % temas originales de The Longboards, con especial hincapié en el cuarto disco, “Insane”, y acabaremos el concierto con versiones y temas bailables de lo mejro de la música surf: Ventures, Astronauts, Surf teens Deuce Coupes Link Wray…todo del periodo 1960-1965″.

LA MÚSICA, VINTAGE TOTAL, SÍ, PERO ¿LOS INSTRUMENTOS DE THE LONGBOARDS SON TAMBIÉN DE ÉPOCA, ORIGINALES?

“LLevamos un set de bateria DW Fender, un bajo Fender Jazz y una guitarra Mosrite Ventures modelo 1964, con amplificación ampeg 100 bajo y un Fender Showman del 63 restaurado, con una reverb externa del 64, todo ello original”. Joé, impresiona, ¿no?.

Pues nada más, nos gustaría decidar unos minutos a los éxitos de las selecciones españolas de FUTBOL (cómo jugó la Sub-21, campeona otra vez de Europa…), al Príncipe de Asturias para el golfista vasco Txema OLAZABAL, a la final del MANOMANISTA del domingo en Bilbao entre Olaizola e Irujo (gana este último, barruntamos), a la prematura muerte del gran TONY SOPRANO, a la confirmación de ERNESTO VALVERDE como nuevo entrenador del ATHLETIC…, pero no hay tiempo.

Os esperamos esta tarde, a partir de las 8 y media, en La Estación. El ambiente está asegurado, al igual que la buena música, con el surf/rock de TGHE LONGBOARDS. ¡Bienvenido, deseado verano!

Os dejamos con una canción de los californianos SURF TEENS, y con un texto sobre cómo surguió la surf/music que nos ha gustado mucho, leído en el blog del guitarrista Salvador Domínguez:

“A comienzos de 1963, los medios de comunicación nos presentaron la música de surf como uno más de los cientos de nuevos bailes que surgían cada semana para desaparecer a la siguiente. Viendo el asunto desde la perspectiva de la masa social de la época, el surf era el baile que estaba desbancando de su pedestal al twist, el cual había alcanzado un punto de saturación sin retorno, después de 2 años de imparable efervescencia. La gente necesitaba nuevos pasos de baile, exhibirse en las fiestas …, estar a la moda … Así que todos sucumbieron al embrujo del surf, de la misma forma que al año siguiente caerían rendidos ante la beatlemanía y sus insólitas escenas de histeria colectiva.
Pasado el sarampión inicial, cuando se vio que detrás de toda la parafernalia bailongo-playera había un enjambre de chicos reproduciendo con guitarras, saxos, bajos y baterías el sonido de las olas del Pacífico en el garaje de sus casas, se hizo evidente que el surf no iba a ser otra moda pasajera más, ni mucho menos. Estábamos frente a una contracultura de corte nihilista, bohemia, romántica y tremendamente emocional, que pregonaba el hedonismo puro y duro desde un ángulo unívoco y machista, como nos advertía el estribillo de Surf city (Liberty, 1963), el himno por autonomasia de la música surf, que te invitaba a visitar esa ciudad virtual en la que encontrarías “dos chicas para cada chico”. Vaya chollo, pensamos los más ingenuos … Los jóvenes músicos californianos que estaban modelando este género habían partido del rock´n´roll instrumental de Duane Eddy, Link Wray, The Fireballs, Johnny & The Hurricanes y The Ventures. Eddie Cochran, que, como vivió, grabó y triunfó en Los Angeles, era también un referente. Pero la principal influencia de estos chicos fue Dick Dale, de quien copiaron todo lo que pudieron y más.”