Sábado melancólico y triste..

Sábado de verano impropio, lluvioso, nublado, fresco… y melancólico y triste. En fin, que absolutamente propicio para que los recuerdos nos invadan, para que nos impongamos la dura tarea de ir superando que -han pasado ya casi seis días- murió MANOLO LEZÓN, de que nos ha dejado para siempre un amigo de los que no se olvidan nunca, se llevan tan dentro que es imposible sacarlos de ahí, además de que nadie quiere hacerlo: la vida fue mejor con él y seguirá siendo mejor recordándolo.

“Cierra tus ojos
que voy a estar aquí esta mañana
Cierra los ojos
que voy a estar aquí por un tiempo”